Menu Big Bang! News
Política Polémica foto

El Vaticano le bajó el tono al gesto del Papa por Malvinas

El vocero de la Santa Sede le restó importancia. Dijo que siempre los fieles le dan cosas al Papa y “le sacan fotos con ellas”, refiriéndose al cartel que mostró Francisco, donde se pedía “diálogo entre Argentina y Gran Brertaña”. Dura reacción de los kelpers.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

"La foto publicada en muchos diarios en la cual fue retratado el Papa con un cartel que invoca el diálogo entre Argentina y Reino Unido sobre Malvinas, fue sacada en el contexto de una audiencia general en la cual muchos fieles entregan al Papa objetos, a menudo para hacerse fotografiar", dijo el portavoz adjunto del Vaticano, Ciro Benedettini.

Francisco y un cartel que irritó a los kelpers.

De esta forma, ​el Vaticano minimizó hoy el gesto de Francisco de exhibir un cartel con un pedido de "diálogo" entre Argentina y el Reino Unido por la soberanía de las islas Malvinas. Mientras, ocho legisladores pro-británicos en el archipiélago aseguraron que "solo los isleños van a decidir su futuro". Uno de ellos, Gavin Short, dijo que Francisco fue "engañado" para sostener el cartel. 
Aníbal Fernández, por su parte, sostuvo que Francisco "está llamando la atención sobre ponerse a dialogar", y advirtió que "el hecho es fuerte en sí mismo, no lo dijo cualquier persona; es muy fuerte su voz, aunque hable bajito".

Francisco recibió el cartel con la leyenda "Es tiempo de diálogo entre Argentina y Reino Unido por Malvinas" de manos de Gustavo Hoyo, coordinador de la campaña "Diálogo por Malvinas", y lo mostró a las cámaras, al saludar a un grupo de fieles argentinos.

La reacción, encabezada por Short, fue contundente. "Sólo nosotros, los habitantes de las Islas, vamos a decidir nuestro futuro. No el Papa. Con ustedes, el diálogo sólo significa '¿qué tan rápido podemos usurpar las Islas?'. No va a pasar. Seguí soñando, Filmus", planteó a través de la red social Twitter.

Daniel Filmus es el secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, habitual centro de críticas por parte de los residentes británicos en las Malvinas.