Menu Big Bang! News
Política En su laberinto

El enigma Báez: ¿pedirá la prisión domiciliaria a cambio de información?

El empresario estaría dispuesto a entregar datos que podrían comprometer a la ex presidenta. Buscará pasar sus días en Río Gallegos. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Lázaro Báez habría intentado en reiteradas oportunidades obtener el arresto domiciliario, pero el juez federal Sebastián Casanello siempre le negó ese beneficio. El detenido empresario, según consigna La Nación, utilizó en cada uno de sus pedidos el argumento de su delicado estado de salud, ya que además de arritmia presenta un delicado cuadro de hipertensión y diabetes.

¿Se mantendrá callado o esta vez decidirá romper ese cerco silencioso para dar información a cambio de un arresto domiciliario? Ese es el mayor enigma de Báez.

Báez pedirá la prisión domiciliaria a cambio de entregar información. 

Según se cree, ahora Báez intentaría otro camino para lograr la prisión preventiva, aunque en esta oportunidad con domicilio en Río Gallegos. Es por ello que, según consignó La Nación, el empresario intenta dar con altas autoridades del Poder Ejecutivo y el fiscal Guillermo Marijuan para pactar un intercambio de información que provoque una mejora en su complejo pronóstico legal.

El empresario podría comprometer a CFK en su intercambio de información. 

Según una versión, la Justicia habría dado la orden de refaccionar una celda en la Unidad 15 de Río Gallegos en caso de que el empresario decida visitar a su madre, quien sufre un delicado cuadro de salud y se encuentra internada desde hace semanas. Luego, en caso de prosperar la iniciativa del empresario, podría pasar sus días en algún domicilio fijado por la Justicia, pero por ahora los datos de Báez no convencen a la Justicia.

El empresario deberá pactar con el fiscal Guillermo Marijuan. 

El próximo 6 de junio, Báez deberá presentarse en los tribunales federales de Comodoro Py en una nueva ampliación de indagatoria. Allí tendrá la oportunidad de demostrar que sus datos podrían darle a una causa un giro inesperado. Siempre, apuntando hacia Cristina Kirchner.

La información de Báez debería esclarecer la supuesta maniobra de lavado o apuntar hacia otros implicados que estén por encima suyo en la organización. Por lo general el primer arrepentido es el mayor beneficiado. Y en este caso fue Leonardo Fariña quien tomó la iniciativa.