Menu Big Bang! News
Política Sospechado

El juez Oyarbide, a un voto del juicio político en la Magistratura

Es por "presunto mal desempeño de sus funciones". Se sospecha de una maniobra para favorecer a una financiera que debía ser allanada. Un llamado misterioso, la pista clave.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Después de haber sobrevivido a varios pedidos de juicio político, el célebre juez Norberto Oyarbide será citado por el Consejo de la Magistratura a dar explicaciones por presunto “mal desempeño de sus funciones”.

El juez Oyarbide, en una fiesta junto a sus amigas Daniela Cardone y Liz Fassi Lavalle.

Los consejeros que integran la Comisión de Disciplina y Acusación decidieron hoy reflotar un pedido de 2014, del consejero Luis María Cabral, en el que se sospecha de su proceder cuando decidió suspender un allanamiento que él había ordenado a la financiera Propyme, de Guillermo Greppi, tras recibir un llamado del segundo de Carlos Zannini en la secretaría de Legal y Técnica de la Presidencia, Carlos Liuzzi.

Liuzzi fue investigado por la justicia federal, por el posible delito de enriquecimiento ilícito y tras dos años, fue sobreseído.

Carlos Liuzzi llamó al juez para que frenara un allanamiento a la financiera de un amigo. Oyarbide cumplió.

En la actualidad, el oficialismo en esa Comisión de la Magistratura tiene 8 votos y está a uno de lograr los necesarios para suspender en el cargo y enviar a juicio político a Oyarbide, quien cuenta con la protección del kirchnerismo en el Consejo.

Tras la decisión de los miembros de la Magistratura, Oyarbide tiene ahora 10 días para responder la acusación, lo que puede hacer por escrito o en persona ante el Consejo, en una fecha que la Comisión dispuso aunque todavía no trascendió. Luego de esto, la Comisión deberá analizar si hay elementos para aprobar un juicio político a Oyarbide y la última palabra la tendrá el plenario del Consejo.

Imagenes de las cámaras de seguridad de la financiera Proýme, durante el allanamiento que frenó el juez.

Todas las veces que Oyarbide debió dar explicaciones en esa Comisión, resultó favorecido por la mayoría kircnerista que le evitó dolores de cabeza. Esta vez su continuidad se encuentra en serio riesgo.

Para enviar a juicio a un juez se necesitan los votos de nueve de los 13 integrantes del Consejo. Cambiemos y sus aliados cuentan con ocho y nunca Oyarbide estuvo a un voto de esa situación.

El juez Oyarbide durante una relajadas vacaciones en Punta Cana con su amigo de siempre.

El magistrado había anunciado que iniciaba los trámites para su jubilación hace más de un año.