Menu Big Bang! News
Política El abuelazgo de la Presidenta

El nacimiento de la nieta de CFK, entre el hermetismo y el misterio

Cristina Kirchner fue abuela por segunda vez aunque por estas horas el interrogante es conocer el verdadero nombre de su nieta. Los enigmas en el entorno presidencial y un estilo con marca registrada.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Cristina Kirchner ya tiene a su primera nieta: la hija de Florencia Kirchner y Camilo Vaca Narvaja nació en las últimas horas del domingo en el sanatorio Otamendi, tal como había adelantado BigBang. Aunque un peculiar misterio ronda en torno al horario del nacimiento y el nombre de la pequeña.

Las dudas con respecto al nombre del bebé, que en un primer momento trascendió sería Victoria, se incrementaron tras la confirmación de su llegada al mundo. Como es habitual en el kirchnerismo, este tipo de eventos familiares se manejan con gran hermetismo. El nombre de la nieta de CFK sería Elena, aunque se desconoce si se escribe con o sin H. 

Otro regalo de la vida para Cristina: Florencia fue madre por primera vez. 

La propia Presidenta manifestó en las PASO de agosto que si adelantaba el nombre de su nieta “Florencia la mataría”. No es la primera vez que el entorno presidencial resguarda a un nuevo integrante de la familia. Tras el nacimiento de Néstor Ivan, hijo de Máximo y primer nieto de Cristina, la mandataria tardó meses en mostrarse por primera vez junto al niño. 

Néstor Kirchner, días antes de asumir la Presidencia, junto a Florencia y Cristina.

El nacimiento

La pequeña llegó al mundo producto de una cesárea que había sido programada con antelación para evitar cualquier tipo de complicaciones. En estos momentos madre, hija y abuela se encuentran en la suite presidencial del sanatorio, una lujosa habitación que la jefa de Estado ya había utilizado cuando fue ingresada por un cuadro de sigmoiditis en noviembre de 2014.

Frente del Sanatorio Otamendi-Miroli, en la calle Junín y Paraguay, en Barrio Norte.

De un tiempo a esta parte CFK decidió suspender todo tipo de viajes para estar cerca de Florencia ante el inminente nacimiento de su nieta. Y allí estuvo. "Me desespera la sola idea de no estar junto a Florencia cuando llegue la bebé", publicó el 27 de julio en su cuenta de Twitter.

Camilo Vaca Narvaja en una foto subida a su Facebook. Es sociólogo y tiene 30 años. 

Las primeras horas de la niña

Las habitaciones 410 y 411 del Sanatorio Otamendi son testigos de la felicidad de la familia Kirchner. En ellas Florencia se recupera de la cesárea y disfruta de su hija con su entorno más íntimo. Según trascendió sólo comparten este especial momento el entorno más íntimo de Cristina: su hermana, Giselle, su madre Ofelia, Máximo y, aunque aún no está confirmado, también estarían presentes su nuera, Rocío García con su nieto Néstor Iván.

Natalia y Romina Mercado, con Florencia, detrás su hermano Máximo y su mujer Rocío García.

La tarea de recibir a la primera nieta mujer de la mandataria quedó en manos del mismo obstetra que trajo al mundo a Néstor Iván.

El padre de la niña tiene trayectoria política: además de ser hijo del ex dirigente montonero Fernando Vaca Narvaja, en los últimos meses colaboró con la campaña a gobernador bonaerense del presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez. Tras haber perdido la interna con Aníbal Fernández, el joven se dedicó a acompañar a Florencia Kirchner en el último tramo de su embarazo.

Los Kirchner antes de 2003, posan para los medios en una imagen familiar.

Cristina volvió a ser abuela y dejará de lado por unos días su actividad al frente del Poder Ejecutivo. No se la verá públicamente: tendrá cuestiones más urgentes y terrenales de las que ocuparse: disfrutar de su nieta.