Menu Big Bang! News
Política La nueva vida del ex ministro kirchnerista

El nuevo Randazzo: no habla con CFK y planea volver a la política

El ex ministro de Transporte mantiene encuentros con dirigentes políticos cercanos al kirchnerismo, pero también con otros espacios. No habla con Cristina Fernández de Kirchner desde diciembre, y aún no definió cómo será su regreso de lleno a la política.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El futuro del ex ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, aún no está del todo claro. En sus planes está retornar de lleno a la política el año que viene, pero aún no ha tomado ninguna definición del todo clara. Con las miras puestas en las legislativas de 2017, el ex funcionario K mantiene algunas reuniones, pero nada en concreto.

Luego de haberse mostrado meses atrás con Mauricio Macri en el acto de inauguración de un ramal del ferrocarril Roca, donde incluso lo criticó, Randazzo se mantiene alejado de la vida pública. Y al menos así seguirá por un tiempo más. En su entorno aseguran que no tiene nada definido, aunque no descartan un regreso de lleno a la política más adelante.

Tras alejarse del gobierno, Randazzo se tomó unos días de vacaciones en familia en enero. Y la primera imagen en la que se lo pudo ver fue en el acto que compartió con Macri. Luego, volvió a un perfil aún más bajo que el que tenía el año pasado luego de que Cristina Fernández de Kirchner se inclinara por su ex rival en la interna K, Daniel Scioli, había publicado el diario La Nación

Por eso, su vida varía entre las reuniones con dirigentes para definir su futuro y el descanso en la ciudad de La Plata, donde vive desde hace años. De hecho, allegados al ex ministro aseguran que “no discrimina” en las reuniones: se habla con gobernadores y ex gobernadores, intendentes y diputados, no sólo del Frente para la Victoria, sino también de otros espacios. De hecho, según el diario La Nación, mantuvo una charla con el embajador en los Estados Unidos, Martín Lousteau, días atrás.

Más distendido, y con un look relajado, Randazzo no descarta volver de lleno a la política.

Sin embargo, le bajan el tono a esos encuentros y hablan de que se trata de “gente con la que tiene relación hace muchísimos años”.

Con su look más informal, recibe invitaciones para tomar café con dirigentes. ¿El objetivo? Analizar los primeros meses del nuevo gobierno, la disputa en el Partido Justicialista y su futuro político. “Todos lo llaman”, aseguran. Aunque con la Casa Rosada no tiene contacto igual de fluido que con el kirchnerismo, reconocen que tiene algunos conocidos.

Uno de ellos es el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, con quien en sus tiempos como funcionario mantenía una buena relación. Otro de los hombres del macrismo es Emilio Monzó, el presidente de la Cámara de Diputados, con quien Randazzo militó unos años. Sin embargo, aseguran que no hubo encuentros.

Dietrich contaba, entre sus íntimos, que con Randazzo era uno de los pocos kirchneristas "razonables" y hasta llegaron a compartir largos diálogos sobre política, y no sólo gestión, en el despacho del ministro K. A tal punto, que parte del plan de obras para los trenes son parte del plan que había armado el ex funcionario. En este marco, Macri, y Dietrich, tienen pensado invitarlo a varias de las inauguraciones de obras en los ferrocarriles que tienen por delante, en especial aquellas que había iniciado Randazzo.

Dedos en V. Randazzo no se metería en la interna del Partido Justicialista. 

Randazzo tiene en claro que antes de definir su futuro, esperará saber cuáles son sus posibilidades concretas en las urnas. Incluso, evitó meterse de lleno en la disputa por la presidencia del PJ, que elige autoridades en mayo próximo, tal como lo había postulado meses atrás el diputado bonaerense, Andrés Quinteros. En ese entonces, allegados al ex funcionario señalaban que las prioridades de Randazzo no estaban puestas en esa discusión.

UNA RELACIÓN FRÍA Y DISTANTE CON CRISTINA

Desde que Cristina Fernández de Kirchner se inclinó por Scioli antes de las internas del año pasado, la relación entre Randazzo y la entonces presidenta se enfrió. Sin embargo, mantenían el diálogo suficiente para avanzar en tareas de gestión.

Sin hablar. Desde el 10 de diciembre que Florencio Randazzo no se habla con Cristina.

Ahora, tras el 10 de diciembre, Randazzo y Cristina no volvieron a hablar en ninguna ocasión.