Menu Big Bang! News
Política Dice que Nisman fue asesinado

El perito de EE.UU. que consultó Lanata: ¿eminencia o farsante?

Cyril Wecht, que trabajó en el caso Kennedy, analizó la muerte del fiscal Alberto Nisman. Lanata lo presentó como uno de los más prestigiosos de Estados Unidos. Pero está acusado de vender cadáveres para hacer autopsias. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Jorge Lanata volvió a poner la lupa sobre la misteriosa muerte del fiscal Alberto Nisman, quien el 18 de enero apareció sin vida en su casa horas antes de su presentación en el Congreso de la Nación contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y funcionarios de su gobierno por supuesto encubrimiento en la causa AMIA. 

Hace dos meses la producción de Lanata le encargó al perito norteamericano Cyril Wecht el análisis de la evidencia del caso Nisman, que incluyó videos y fotos del operativo en la casa del fiscal. Ayer el programa Periodismo Para Todos mostró los resultados del trabajo de quien presentó como uno de los peritos más “prestigiosos y respetados de Norteamérica”.  Wecht dice haber trabajado en los casos de John y Robert Kennedy y el de Martin Luther King.

El perito está acusado por el estado de Allegheny de vender cadáveres no reclamados

Para Wecht, a Nisman lo mataron. Sin embargo, la carrera del “prestigioso” perito tendría algunas manchas. Fue médico forense del condado de Allegheny hasta 2006 y por su actividad enfrenta 41 cargos criminales en los que se lo acusa de utilizar para su propio beneficio vehículos, equipos y empleados estatales.

Un artículo en el New York Times muestra las denuncias sobre el perito.

Además, en el cargo más notorio, el Dr. Wecht está acusado de vender cadáveres no reclamados a la institución educativa Carlow College en Pittsburgh para llevar a cabo autopsias con estudiantes.

Hace 27 años, Wecht enfrentó cargos similares cuando fue acusado por el fiscal de distrito de Allegheny de utilizar su cargo público en beneficio de su negocio privado. El proceso judicial lo obligó a pagar al condado más de 200,000 dólares.