Menu Big Bang! News
Política Internas en el kirchnerismo

El plan de La Cámpora para refugiarse en el PJ

Con divisiones, un sector de organización que lidera Máximo Kirchner apoyaría a Daniel Scioli, con el objetivo de obtener aún más poder del que ya ostenta. Cómo es el plan para mantenerse en el centro de las decisiones de gobierno. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El tiempo apremia. El próximo 20 de junio se definirán las listas de los precandidatos que buscarán ser electos a diversos cargos. En La Cámpora, la disputa ya comenzó: la propia presidenta Cristina Fernández de Kirchner selló un acuerdo para que la organización ultra K pacte con los dos candidatos que el oficialismo pone en juego: Daniel Scioli y Florencio Randazzo. Lo mismo ocurriría con los gobernadores e intendentes, y también se vería reflejado en la definición de senadores, diputados y concejales.

La estrategia formaría parte del plan de La Cámpora para refugiarse en el peronismo y obtener aún más poder del que ostenta. Aunque la agrupación que lidera Máximo Kirchner no tiene una cercana relación con el gobernador bonaerense, Scioli aceptaría la imposición, ya que, según entiende, le servirá de apoyo antes y luego de las primarias. El otro que también aceptaría es el ministro del Interior.

Líderes. Junto a Máximo, “Wado” de Pedro, Larroque, Recalde, Ottavis y Cabandié.

De este modo, se plantearía una “división” al interior de La Cámpora, planteada por el propio Máximo: de un lado quedarían aquellos que acompañen al gobernador bonaerense, entre quienes se destacan el Secretario General de la Presidencia, Eduardo “Wado” de Pedro, y el titular de Aerolíneas Argentinas y candidato a jefe de gobierno porteño, Mariano Recalde. En el último tiempo, ambos compartieron actos y hasta hubo fotos con el gobernador. Los otros dos líderes camporistas que apoyan a Scioli son el diputado bonaerense José Ottavis y el Secretario de Justicia, Julián Álvarez.

De este modo, así se entendería la serie de elogios del gobernador bonaerense al ministro de Economía Axel Kicilloff, cuando señaló que de llegar a ser el próximo presidente lo mantendría, aunque no aclarara en qué cargo. El economista es uno de los nombres que por estas horas se barajan para acompañar a Scioli, aunque no es el único. Semanas atrás, la figura de Wado de Pedro también había tomado impulso como uno de los posibles candidatos a vice en esa fórmula.

En esta disputa interna de La Cámpora, Randazzo también tiene sus propios aliados. Andrés “El Cuervo” Larroque es uno de los dirigentes con peso propio que lo apoyaría.

Semanas atrás, en el acto en la Ex Esma, Randazzo se fotografió con Larroque

Al interior del kirchnerismo, las encuestas benefician al gobernador bonaerense, con una amplia distancia de Randazzo. Por eso, el acercamiento entre sectores de importante poder al interior de La Cámpora y Scioli. El objetivo no sería sólo obtener cargos en el Congreso y las legislaturas provinciales, sino también imponer un vicegobernador propio en la provincia de Buenos Aires, que le permita conducir el senado bonaerense.

Custodiar el modelo. De eso se trata la estrategia de La Cámpora. Aunque aún no queda claro si es para disciplinar, ya sea a peronistas u opositores, obteniendo aún más poder del que ya tienen, o si se trata de una movida que permita, en cuatro años, el regreso al Ejecutivo de Cristina Fernández de Kirchner