Menu Big Bang! News
Política polémica electoral

El voto electrónico genera cortocircuitos en gobernadores K

Luego del reclamo opositor para modificar el sistema, un grupo de mandatarios oficialistas se mostró a favor. En cambio, Sergio Berni calificó de “paparruchada” el pedido, y Urribarri opinó que se trata de “marketing político”.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Los cruces no tardarían en llegar: mientras que un sector del kirchnerismo se sumó a las reclamo de la oposición y coincidieron en realizar modificaciones en el sistema electoral, otros dirigentes y gobernadores calificaron como “paparruchada” la exigencia planteada por Mauricio Macri, Sergio Massa y Margarita Stolbizer de implementar un sistema de voto o boleta electrónica.

Luego de las denuncias de fraude y las irregularidades en los comicios de Tucumán, los tres dirigentes pidieron - en conjunto - mayor transparencia en el sistema electoral y exigieron que se implemente un sistema de voto electrónico a partir de octubre. Tanto desde el Tribunal Electoral como los propios desarrolladores del sistema indicaron que sería improbable hacerlo desde ese mes.

Sin embargo, los dirigentes opositores no son los únicos que quieren una reforma en el sistema electoral. Un grupo de gobernadores del Frente para la Victoria coincidió con los reclamos efectuados esta semana, aunque rechazaron las denuncias de fraude en Tucumán.

El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, se mostró a favor de modificar el sistema por el cual son elegidas las autoridades, tanto nacionales como provinciales y municipales.

En esta línea, apuntó que “no se sostiene más que la gente se vaya a dormir y no sepa quién ganó la elección”, y señaló que está convencido de que hay que implementar cambios. “Hay que ir hacia un sistema distinto”, planteó.

Urtubey, el día de los comicios en su provincia, realizados bajo el sistema de Boleta Única Electrónica.

En su provincia se eligen autoridades desde 2009 bajo el sistema de Boleta Única Electrónica, similar al que debutó este año en la Ciudad de Buenos Aires, que acotó los tiempos de escrutinio.

En cambio, el gobernador de Misiones, Maurice Closs, fue más crítico y rechazó el “cocoliche” que implica el sistema electoral actual. “No es sólo de Tucumán el problema, sino de las 24 provincias”.

El gobernador de Misiones, Maurice Closs, también se mostró a favor de cambiar el sistema de voto.

José Luis Gioja, de la provincia de San Juan, reconoció que hay que “revisar el sistema electoral”, aunque opinó que la propuesta de la oposición para los comicios de octubre es “la protesta porque no le va bien en las elecciones”.

“PAPARRUCHADA” Y “MARKETING POLÍTICO”

Aunque algunos gobernadores del oficialismo observaron con buenos ojos modificar el sistema de elección, otros dirigentes cuestionaron a la oposición. Es el caso del secretario de Seguridad y candidato a diputado bonaerense, Sergio Berni; y del gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, que criticó Macri.

El entrerriano calificó de “marketing político” el reclamo planteado por la oposición, y señaló que “es muy irresponsable a 50 y pico de días generar cambios muy profundos en una elección que se define nada más y menos que Presidente de la Nación y gobernadores”.

En diálogo con radio América, el gobernador cuestionó que antes de la elección “ninguno de los candidatos dijo nada. Vieron que en la elección del 9 de agosto hubo demoras en el escrutinio y encontraron la posibilidad de horadar y esmerilar al gobierno”.

En cambio, Berni fue aún más duro con la oposición. Calificó de “paparruchada política” la intención de impulsar una reforma electoral a dos meses de los comicios. Aunque admitió que el sistema de boletas de papel es “antiguo y engorroso”, señaló a radio El Mundo que se trata del “sistema más seguro que existe”.

“No es una estrategia política, es una paparruchada política”, argumentó el funcionario, que también evaluó que “ningún sistema electrónico está exento de ser hackeado”.