Menu Big Bang! News
Política Veda electoral

Elecciones en la mira: ¿qué debe ocurrir para evitar el ballottage?

El eje de atención en las próximas elecciones estará puesta en la posibilidad de que se produzca una segunda vuelta por primera vez en la historia argentina. Los resultados y las combinaciones que deben darse para que esto ocurra. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

A horas de las elecciones presidenciales la gran incógnita de los comicios pasará por saber si el candidato del Frente Para la Victoria, Daniel Scioli, logrará ganar en primera vuelta, o los postulantes Mauricio Macri, o Sergio Massa, lograrán forzar una instancia una instancia más de elección. Ante este ajustado escenario, surge el interrogante: ¿Qué es lo que debe ocurrir para que se produzca ballottage?

La fórmula Scioli-Zannini está cerca de lograr una victoria en primera vuelta. 

Para que esto ocurra, los artículos 97 y 98 de la Constitución establecen que un postulante obtiene la victoria en primera vuelta cuando su fórmula logra más del 45% de los votos o al menos el 40% de los sufragios y una diferencia porcentual mayor a 10 puntos con respecto a su principal perseguidor

El dato no es menor, ya que de producirse, sería la primera vez en la historia del país que dos candidatos deberán dirimirse en un mano a mano electoral.

Macri se ilusiona con la posibilidad de llegar a segunda vuelta y forzar una definición con el kirchnerismo.

Si ninguna de estas condiciones se cumple, se realizará una segunda vuelta, que se deberá efectuar en los próximos 30 días a partir de la última elección, de acuerdo al artículo 96 de la Carta Magna. Participan las dos fórmulas a Presidente y Vicepresidente más votadas en primera instancia y resultará electa aquella que obtenga la mayor cantidad de votos afirmativos válidamente emitidos, según el artículo 151 de la Ley 24.444.

Massa, algo más relegado, también sueña con una eventual segunda vuelta. 

De acuerdo a las tendencias y números que manejan las encuestas del país, Scioli, quien hoy rondaría una intención de voto de 40 puntos, deberá estirar más de 10 puntos su diferencia con Macri, el candidato que mantiene una intención de alrededor de 30 puntos.

En cambio, en la provincia de Buenos Aires, en donde María Eugenia Vidal, del frente Cambiemos, y Aníbal Fernández, del Frente Para la Victoria, sólo se necesita un voto de diferencia para definir al ganador. Es decir que si alguno de los candidatos supera a su rival por al menos un voto, obtendrá la gobernación del distrito más importante del país.