Menu Big Bang! News
Política Elecciones

Estilo FBI: cómo es el plan de emergencia en seguridad que planea Macri

Se analiza un paquete de leyes que será enviado al Congreso. La creación de una nueva agencia de investigaciones. Colaboración con las policías provinciales en el intercambio de información. Traspaso de una parte de la Federal a la ciudad de Buenos Aires.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Fue uno de los primeros anuncios que hizo Mauricio Macri durante la conferencia de prensa que dio esta mañana en la Usina del Arte, en el barrio de La Boca. La declaración de la “emergencia en seguridad” a nivel nacional, algo similar a lo que que hizo hace un año Daniel Scioli en la provincia de Buenos Aires.

“Vamos a declarar la emergencia y poner en marcha el trabajo en la línea de la profesionalización de las fuerzas de seguridad en todo el país. Es una tarea pendiente", sostuvo Macri.

El presidente electo dijo que es necesario "empezar a trabajar en el primer día para tomar control sobre el territorio, eso ha sido realmente inentendible e imperdonable en términos de la inacción que ha tenido el gobierno en más de una década, por lo cual es prioridad absoluta para nosotros arrancar por ahí".

"Cree que eso nos va a dar un cambio de clima y un mensaje claro a aquellos que quieren instalarse y operar en la Argentina pensando que van a seguir gozando eternamente de las libertades que han tenido", sostuvo Macri, en referencia al narcotráfico, una de las cuestiones que mencionó el domingo, después de haberse proclamado ganador en las elecciones.

Más allá de estas palabras sin muchas precisiones, ¿en qué consistirá la emergencia declarada por Macri? Allegados al ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, explicaron a BigBang cuáles son las líneas centrales del plan que está diseñando un equipo que trabaja bajo las órdenes del ex fiscal federal.

Se piensa en enviar un paquetes de leyes al Congreso, entre la que se encuentra la creación de la agencia federal de investigaciones. Se trata de un nuevo organismo que trabajará en la investigación de delitos complejos como narcotráfico, venta de armas, trata de personas, lavado de dinero, corrupción.

Se descartó utilizar el modelo de la DEA, la agencia antidrogas norteamericana. Porque se piensa en algo más abarcador, porque se considera que las bandas narcos también se dedican a lavar dinero, traficar armas o dedicarse al comercio de personas. Son organizaciones dedicadas a cometer multiplicidad de delitos.

Macri quiere replicar el modelo de la Metropolitana en las otras policías.

También se analiza convocar a los gobernadores y a los ministros de seguridad de las provincias para compartir información e inteligencia. Se habla de profesionalizar las policías provinciales y capacitarlas en la persecución de delitos complejos. Se tiene en claro que las bandas cambian de delitos y de ámbitos geográficos, por eso es imprescindible compartir la información entre las diferentes fuerzas de seguridad.

Que una misma fuerza política sea la que esté a cargo del Gobierno nacional, de la provincia de Buenos Aires y de la Ciudad de Buenos Aires, se evalúa como un elemento clave para para la colaboración entre las policías, más allá de los históricos recelos entre la Federal y la Bonaerense.

En esa línea de colaboración se inscribe también la transferencia de la Superintendencia de Seguridad Metropolitana de la Policía Federal al ámbito de la ciudad de Buenos Aires, un proyecto anunciado tantas veces, como tantas veces postergado. Y cuando se habla de volver a ocupar los territorios, el plan tiene dos planos.

Montenegro trabaja en el plan de seguridad con un equipo.

Por un lado, volver a proteger las fronteras con las fuerzas de seguridad nacionales: Gendarmería, Prefectura y PSA, para lo cual deberían abandonar los espacios urbanos. Y allí entran en juego las policías locales incorporadas por Scioli, pero a las que se critica por la falta de preparación, ya que la mayoría de ellos salen a la calle con apenas seis meses de preparación. La ocupación del espacio público no es sólo una cuestión policial: se refiere a una cuestión urbana, mejor iluminación, puesta en condiciones de los lugares, etc.

“Y una clave es el equipamiento, tienen que tener todo el material necesario, chalecos antibalas, entrenamiento y buenos sueldos, como los policías de la Metropolitana”, confió un allegado a Montenegro que está al tanto de los planes.