Menu Big Bang! News
Política Fallo de la Cámara Federal

Ex director del PAMI K quedó al borde de juicio oral por financiar a CFK

El ex titular de la obra social de los jubilados, Luciano Di Césare, quedó a las puertas del Juicio Oral por suscribir Letras del Tesoro con fondos de la obra social. También fue imputado el ex ministro de Economía, Hernán Lorenzino.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La Cámara Federal porteña dejó hoy al borde del juicio oral al último jefe del PAMI durante el kirchnerismo, Luciano Di Cesare, quien está acusado de "administración fraudulenta" a raíz de la suscripción de Letras del Tesoro con dinero de la obra social de los jubilados y pensionados.

Luciano Di Cesare con Cristina en su despacho de la Casa Rosada.

Es que la Sala II de la Cámara confirmó el procesamiento y el embargo de un millón de pesos que había firmado en noviembre último el juez Claudio Bonadio contra Di Cesare, también es investigado penalmente por haber liquidado a su favor dos millones de pesos en vacaciones no gozadas en el PAMI antes de retirarse del organismo en diciembre pasado.

En la causa también fue imputado el ex ministro de Economía Hernán Lorenzino -sobre quien se ordenó profundizar la investigación-, mientras que se dictó el sobreseimiento del ex titular de los bancos Nación y Central, Juan Carlos Fábrega

Luciano Di Cesare y Alicia Kirchner, en tiempos del kirchnerismo.

La causa analiza la inversión que hizo la obra social de jubilados en Letras del Tesoro entre 2008 y 2012, y que -según Bonadio- "impidió" que la entidad "contara con fondos que debía aplicar a sus fines propios".

El PAMI "financió durante cinco años al Estado Nacional a costa de un evidente perjuicio a los beneficiarios de la obra social que son, principalmente, los abuelos jubilados y pensionados que necesitan la prestación. A su vez, lo hizo sistemáticamente sin intervención previa de las áreas especializadas del Instituto (Gerencia Económica Financiera) y sin ninguna tramitación administrativa interna que aconsejara o resolviera conveniente la inversión", sostuvo el juez.

El ex ministro de Economía, Hernán Lorenzino, también quedó imputado en la causa.

Puntualmente, responsabilizó a Di Cesare de haber "desviado sumas de dinero de las arcas del PAMI, abusando de su cargo" para darle "un destino diferente al que correspondía a sus fines propios y ocasionando, de esa manera, perjuicio en las prestaciones del organismo".

Públicamente, Di Cesare se defendió, negó la acusación y aseguró: "Soy culpable de haberle hecho ganar a los afiliados de PAMI más de 293 millones de pesos".

Pero los camaristas Horacio Cattani, Martín Irurzun y Eduardo Farah, de la Sala II de la Cámara Federal, entendieron que sí había elementos para avanzar en la responsabilidad penal del ex director ejecutivo del PAMI.

Di Cesare "tenía a su cargo la administración de bienes destinados a claros propósitos fijados por la ley; esos fines se vinculan a la atención de la salud y bienestar de las personas afiliadas y no fueron satisfechos en el período investigado; y lo anterior generó para el PAMI -amén de su estado económico anterior- un déficit, tanto prestacional y patrimonial, que está verificado a partir de pruebas concretas", se advirtió.

La Cámara Federal señaló que la obra social se perdió de contar con una liquidez inmediata de "más de 280 millones de pesos", un "20 por ciento del patrimonio", destinados a las Letras del Tesoro que fueron "renovadas ininterrumpidamente, sin intervención de áreas a priori competentes para emitir opinión". Los jueces también rechazaron los argumentos de las supuestas ganancias que produjo la inversión al señalar las falencias y faltantes en la obra social, un informe que recomendaba al funcionario no destinar el dinero a las Letras y la ley que "sólo autoriza a colocar los fondos en letras cuando se trata de 'excedentes'".