Menu Big Bang! News
Política Escándalo por corrupción

FIFAGate: creen que hay más dirigentes argentinos que cobraron coimas

El pedido de captura para el ex Secretario General de la Conmebol, José Luis Meiszner, podría traer complicaciones a otros funcionarios y dirigentes. Sus vínculos con Aníbal Fernández y la relación con Grondona que lo convirtió en uno de los directivos más importantes del fútbol argentino.  

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Minutos antes de las doce del mediodía del martes 27 de octubre, Alejandro Burzaco cruzó la puerta de los tribunales federales de Brooklyn para presentarse en una audiencia privada ante el juez Raymond Dearie, magistrado que tiene a cargo la investigación en el escándalo de corrupción de la FIFA. La cita tenía como objetivo aportar datos sobre un dirigente a quien la Justicia norteamericana tenía en la mira desde hace tiempo: José Luis Meiszner. Y el ex CEO de Torneos así lo hizo.

Meiszner y Fernández, un vínculo que nació en los 90 y creció con los años. 

Meiszner es un histórico dirigente argentino, ex presidente de Quilmes, y considerado por muchos como la “mano derecha” del ex mandatario de la AFA, Julio Humberto Grondona. Además, el ex dirigente de la Conmebol mantiene una estrecha relación con el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández cuyo vínculo nació a través del Club Atlético Quilmes, entidad que ambos presidieron. Pero el poder de Meiszner se amplió con los años.

Burzaco, en la mira de la Justicia norteamericana, habría entregado información de Meiszner. 

El hombre en la mira de la justicia norteamericana fue clave en la creación y acuerdo del programa estatal Fútbol Para Todos. En 2009 ofició de puente entre el Gobierno Nacional y la AFA. De esta forma, la eventual detención del dirigente argentino podría complicar a funcionarios y dirigentes del ámbito local que participaron de la confección del millonario contrato, entre ellos, Luis Segura y segundas líneas de funcionarios de la entidad.

Conexiones. Burzaco junto a Segura y Daniel Scioli. 

Hace semanas, BigBang se comunicó con Meiszner para consultarlo sobre las versiones que indicaban que Burzaco lo habría “entregado” en Estados Unidos. “No quiero hablar por ahora, estoy pasando un delicado momento de salud”, explicó el dirigente a este sitio. 

Tras conocerse la noticia del pedido de captura, todas las miradas se posaron sobre Fernández, quien esta mañana en declaraciones a la prensa manifestó que “hace meses no habla con Meiszner”. Consultado sobre la situación judicial del ex integrante de la Conmebol, pidió que “si van a investigar, que metan el cuchillo hasta el hueso, y lleguen a donde tengan que llegar”.

Fernández dijo que hace tiempo no habla con Meiszner. 

El 30 de noviembre pasado, Meiszner renunció a su cargo en la Conmebol, tras cuatro años de gestión. A pesar de ser Secretario General de esa entidad nunca se alejó de Quilmes, club que presidió por 29 años y que lo llevó a ser el hombre de confianza de Grondona. A través de esa institución conoció a Fernández en los 90, cuando éste último, que por aquel entonces era intendente de esa localidad, ayudo económicamente al club para terminar las obras de refacción y remodelación. El vínculo iría creciendo a través de los años.

Actualmente su hijo Andrés es el número dos del club que comanda Fernández, y hay quienes indican que desde las sombras Meiszner aún tiene influencia sobre las decisiones dirigenciales. Andrés fue el encargado de votar ayer en la escandalosa elección en la AFA. 

Andrés Meiszner junto a Fernández. Presidente y vice de Quilmes, respectivamente. 

Negociaciones.

El pedido de captura para el ex secretario general de la Conmebol y ex presidente de Quilmes no es casualidad. De un tiempo a esta parte, Burzaco intercambia información con las autoridades judiciales de Estados Unidos a cambio de una mejora en su complejo pronóstico legal, en el que se lo acusa, entre otros, de conspiración y lavado de dinero. Los jueces de Brooklyn quieren saber si Burzaco pagó coimas a dirigentes de la Conmebol para obtener réditos particulares en la transmisión de las Copas América.

Burzaco estaría entregando apellidos rutilantes a cambio de una mejora en su situación judicial. 

Las supuestas coimas que Burzaco pagó por los derechos de TV a dirigentes podrían incluir a Meiszner, quien en 2011 fue denunciado junto a su hijo por tres cuentas en el exterior. En ellas podría haber fondos de los supuestos sobornos a funcionarios de la Conmebol.

La denuncia fue realizada en 2011 por Isaac Pedro Meta y apuntó a tres cuentas de Meiszner: dos a nombre de una sociedad denominada Lanzar Investment Trust Inc., en el Caledonian Bank Limited de las islas Caimán por US$ 7,6 millones y en el Banque Bruxelles Lambert de Suiza por US$ 2,1 millones; y una tercera a nombre de la firma Morrison Corp Ltd., en el Bank Vontovel AG de Suiza por poco más de US$ 1 millón. En declaraciones al diario PERFIL, el dirigente había dicho “que no tenía ninguna cuenta en el exterior”

Meiszner podría afrontar fuertes acusaciones de la Justicia norteamericana. 

El juez federal Claudio Bonadio, había enviado exhortos a la Justicia suiza para conocer más detalles sobre las cuentas, pero le negaron la información. En abril último, Bonadio archivó la causa aunque el escándalo de la FIFA la reavivó. El fiscal Federico Delgado apeló y logró que siguiera abierta.

Con la FIFA en la mira de la Justicia norteamericana, el Juez dio un giro de 180 grados y volvió a interesarse en la investigación y encontró un argumento para que Suiza le aporte los datos sobre las cuentas de Meiszner. En ellas podría haber dinero de las supuestas coimas, por lo que el juez envió nuevos exhortos al país europeo. De la respuesta de Suiza depende la suerte de Meiszner

Por estas horas se desconoce cuál será la reacción del histórico dirigente, aunque existe expectativa de su futuro judicial. De su suerte tal vez dependa el futuro de muchos más.