Menu Big Bang! News
Política Escándalo internacional

FifaGate: José Luis Meiszner se entregó a la Justicia

El histórico dirigente cercano al ex presidente de la AFA, Julio Humberto Grondona, y hombre de confianza de Aníbal Fernández pedirá la eximición de prisión y el beneficio de la prisión domiciliaria. Está investigado por el pago de presuntas coimas. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El ex secretario general de la Conmebol, José Luis Meiszner, involucrado en el escándalo de corrupción de la FIFA, se entregó a los Tribunales Federales de Quilmes y pedirá la eximición de prisión con el objetivo de evitar el proceso de extradición requerido por los jueces federales de Brooklyn. 

 

La semana pasada la justicia norteamericana emitió un pedido de captura para el histórico dirigente y ahora la Justicia Federal analiza si corresponde la detención o la exención de prisión. Como adelantó BigBangMeiszner requirió el beneficio de la prisión domiciliaria argumentando problemas de salud. 

Hace semanas, este sitio se comunicó con el dirigente para consultarlo sobre las versiones que indicaban que Burzaco lo habría “entregado” en Estados Unidos. La respuesta fue concreta: “No quiero hablar por ahora, estoy pasando un delicado momento de salud”.

El hombre cercano a Aníbal Fernández atraviesa una compleja situación judicial. 

Meiszner es un histórico dirigente cercano al ex presidente de la AFA Julio Humberto Grondona y también hombre de confianza de Aníbal Fernández. Desde 2011 se desempeñaba como funcionario de la Conmebol y la justicia de EE.UU cree que cobró coimas de las empresas de los argentinos Alejandro Burzaco, ex CEO de Torneos, y Full Play de Hugo y Mariano Jinkis.

Meiszner habría cobrado coimas durante su gestión en la Conmebol. 

El abogado del hombre en la mira de la Justicia, Luis Daher, había manifestado en diálogo con Crónica que "no está clara la tipicación del delito por el cual se lo imputa”. Desde su defensa iniciarán los trámites en la Cancillería argentina para lograr que Meiszner no deba atravesar el proceso judicial en Estados Unidos.

La detención de Meiszner podría complicar a un importante número de dirigentes del fútbol argentino. Su suerte dependerá de la información que el dirigente acepte intercambiar con las autoridades norteamericanas.