Menu Big Bang! News
Política Almirante Brown, Merlo, Moreno y Hurlingham

Fin de una era: los barones del Conurbano que perdieron

Intendentes históricos fueron derrotados en sus distritos. Duras caídas de los ex integrantes del Frente Renovador Darío Giustozzi y Raúl Othacehé que volvieron al Frente para la Victoria. Mariano West perdió en Moreno y Luis Acuña cayó en Hurlingham. Tensión en Pilar. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Las elecciones primarias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO) arrojaron algunos resultados sorprendentes y se registraron duras derrotas de históricos barones del conurbano bonaerense. Entre otros, hubo duras caídas de los ex massistas Darío Giustozzi en Almirante Brown y Raúl “el Vasco” Othacehé en Merlo. Además, Mariano West perdió en Moreno y el massista Luis Acuña no pudo obtener la victoria en Hurlingham. 

Darío Giustozzi

El ex presidente del bloque del Frente Renovador en la Cámara Baja no obtuvo el apoyo esperado en las urnas y sólo alcanzó poco más del 38 por ciento del electorado. Tras su alejamiento del espacio que lidera Sergio Massa, el jefe comunal de Almirante Brown regresó al Frente Para la Victoria para intentar retener su mandato, aunque no sería la vuelta soñada.

Nada de sonrisas. Giustozzi no podrá ser candidato en Almirante Brown. 

Su competidor directo, Mariano Cascallares, lo venció por amplio margen tras obtener el 61,49% de los votos con el 74 por ciento de las mesas escrutadas. El director del Instituto de Previsión Social (IPS) es hombre cercano a Scioli y la bendición del candidato a presidente habría sido clave en los resultados.

Raúl Othacehé

A pesar de que aún no se conocen los datos oficiales, el intendente de Merlo, Raúl Othacehé, perdió en la interna del Frente para la Victoria contra Gustavo Menéndez. Según trascendió la derrota sería por un margen de aproximadamente 13 puntos.  De esta forma el histórico jefe comunal del distrito no podrá presentarse para su reelección en octubre. Tal como ocurrió con Giustozzi, el apoyo de Scioli a Menéndez fue clave para inclinar la balanza en favor de este último. 

Menéndez fue uno de los que se fue del Frente Renovador y dio una pirueta política tras haber sido parte de la boleta massista en 2013 que le permitió renovar como concejal de Merlo.

Othacehé habría sido derrotado por un margen de 13 puntos. 

Mariano West

Otro histórico que cayó derrotado. En el partido de Moreno, el intendente Mariano West, que ocupó el cargo de 1995 a 2002 y volvió a ser electo en 2011, previo período como diputado y funcionario de la provincia de Buenos Aires, aspiraba a obtener otro mandato. Sin embargo ayer admitió la derrota en la interna en manos del camporista Walter Festa, quien recibió el apoyo en el último tramo de campaña del secretario de seguridad Sergio Berni y el vice de la Cámara de Diputados, Jorge Ottavis.

West admitió la derrota en manos del camporista Walter Festa.

Luis Acuña

Otro de los sacudones se produjo en el primer cordón del Conurbano. En Hurlingham el intendente Luis Acuña sintió en carne propia la caída en los últimos meses de Sergio Massa y fue superado ampliamente por el candidato del Frente para la Victoria, Juan “Juanchi” Zabaleta, quien trabaja como secretario administrativo del Senado con Amado Boudou, y luego se sumó al sciolismo. Los números arrojaron una distancia considerable: aproximadamente un 40% de los votos fueron para Zabaleta y apenas un 22 por ciento para Acuña.

Acuña sufrió obtuvo poco más del 20 por ciento de los votos.

Expectativa en Pilar

En Pilar se mantiene la incertidumbre con respecto a la interna del FpV que enfrenta al intendente Humberto Zúccaro con el sciolista José Molina. El jefe comunal lleva una ventaja de tan sólo 600 votos, algo menos de 3 puntos y el resultado es aún incierto.

En la interna del FpV en Pilar, Zúccaro mantiene una delgada ventaja sobre José Molina 

Por su parte el representante de Cambiemos, Nicolás José Ducoté, es hasta el momento el candidato más votado, con una diferencia a su favor de 1.600 sufragios. La mala noticia para él es la distancia de 20 putos que separa a Cambiemos con el FpV.