Menu Big Bang! News
Política Elecciones 2015

Florencio Randazzo, el hombre que se atrevió a decirle "no" a Cristina Fernández

El ministro del Interior y Transporte continuará en el cargo hasta el 10 de diciembre. La historia detrás del político argentino que cumple con su palabra y rechaza cargos de poder.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

“Cristina casi me agarra de la oreja cuando me postulé a presidente sin consultárselo”, bromeó alguna vez Florencio Randazzo. “El proyecto (nacional y popular), de lo contrario, se quedaba manco”, pensó ese 13 de noviembre de 2013. “Daniel Scioli es el candidato de Clarín en la interna del kirchnerismo”, insistió en plena campaña.

“El loco”, como lo llaman sus detractores, debió elegir, sin embargo, entre acordar con la presidenta o enfrentarla. Finalmente, el todavía ministro decidió retirar su candidatura presidencial, pero también rechazar el premio consuelo. Ese día, un otoñal 18 de junio, Florencio Randazzo se convirtió en uno de los pocos hombres que se atrevió a decirle “no” a la presidenta Cristina Kirchner.

“Después del 10 de diciembre, tal como lo dije públicamente, seguiré defendiendo el proyecto desde mi lugar de militante”, le explicó Randazzo a Cristina.

El ministro del Interior y Transporte le envió ese mismo día una carta privada, que luego se hizo pública, para explicarle a Cristina Kirchner los motivos de su decisión, llamativa para lo que acostumbra la política argentina: “Desde el 10 de diciembre de 2007, cuando me elegiste para acompañarte como ministro, le puse el cuerpo y el alma para defender el proyecto”.

Y le recordó: “Estuve cuando nos tocó ganar. Estuve cuando nos tocó perder”. Y concluyó: “Soy un hombre de palabra”. Es que el ministro se paseó por todos lados gritando a los cuatro vientos a quien quisiera escucharlo que sería candidato a presidente o, de lo contrario, volvería a su casa. “Mi lugar como militante”.

Conocida la noticia, la mamá del ministro, Gladys Campagnon, acusó al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, de que el gobierno le había “cortado las piernas” a su hijo: “Florencio luchó 35 años con honestidad y lealtad, pero no lo dejaron competir”. Y luego de las elecciones del 25 de octubre, su sobrino Bruno Randazzo destrozó al candidato oficialista: “Daniel Scioli es impresentable”.

El sueño de Florencio Randazzo de ser presidente había comenzado desde muy abajo. Trabajó en los ‘90 con el por entonces gobernador bonaerense, Eduardo Duhalde. Presidió entre 1993 y 1995 el Concejo Deliberante de su querido Chivilcoy. Saltó a la Cámara de Diputados provincial entre 1995 y 2002.

A pesar de las diferencias, el ministro recibió en su Chivilcoy al candidato 15 días antes de las elecciones.

Trabajó luego del “Argentinazo” con el por entonces gobernador bonaerense, Felipe Solá. Y un día Cristina Kirchner lo convocó para ser formalmente parte del kirchnerismo: el 10 de diciembre de 2007 asumió como ministro del Interior.

Florencio Randazzo asumió como ministro el día que Cristina Kirchner juró como presidenta.

Cada vez más cerca de su sueño, el ministro intentó no desaprovechar ningún espacio de poder. Por eso, el fatal accidente del 22 de febrero de 2012 en la Estación Once, donde murieron 51 personas, “El loco” lo transformó en su oportunidad. Desde entonces, se hizo cargo del área de Transporte para desde allí demostrar su capacidad de gestión.

El ministro del Interior llevó adelante una renovación en el sistema ferroviario, pero no le alcanzó.

Y a la velocidad de las nuevas formaciones de origen chino, el ministro pensó que el tren lo llevaría hasta la estación de Balcarce 50. Pero, finalmente, la presidenta eligió al ex motonauta Daniel Scioli como el conductor del “proyecto nacional y popular”.

Florencio Randazzo volverá el 10 de diciembre a su casa como un militante más.

De esta manera, con el apoyo de La Cámpora, pero sin el respaldo de Cristina Kirchner, Florencio Randazzo será recordado como el candidato a presidente que no fue.