Menu Big Bang! News
Política El otro lado de la política

Fuera de campaña: las fotos más divertidas de Macri y Scioli

Distendidos, en recorridas y en familia. Así aparecen los dos candidatos presidenciales en plena campaña. Lejos de las fotos formales de los afiches, se muestran sonrientes, bailando o jugando al fútbol. Mira las imágenes.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Con el ballottage a poco más de dos semanas, tanto Daniel Scioli como Mauricio Macri afilan la puntería y realizan recorridas y actos de campaña a lo largo y ancho de todo el país. Con una agenda más que cargada, visitan varios municipios y provincias en un solo día. Pero además de propuestas, la campaña tiene otra guerra: la de las fotos más insólitas y divertidas.

De festejos, Macri baila. A su lado, una mujer tiene una llamativa remera: “Macri revolución”, con la cara del Che Guevara

Selfies, fotos con nenes, jugando al fútbol, con vecinos y comiendo. Como sea, los candidatos se muestran de la manera que mejor pueden, pero a veces no salen muy bien parados al momento de las fotos. De todos modos, no tienen temor en publicarlas en sus redes sociales.

SCIOLI Y MACRI, VERSIÓN ROCKSTAR

El candidato del Frente para la Victoria avanza por las calles de La Matanza, en plena campaña. El paso, en épocas de campaña, es un poco más lento que el habitual. Lo tocan, lo agarran, le piden fotos, le llevan reclamos o apoyos. En la imagen se observa al intendente local, Fernando Espinoza, que lo toma, como si fuera el jefe de seguridad de un músico al que lo persiguen los fans.

En La Matanza, a Scioli lo tocaban los vecinos y no lo dejaban avanzar

Macri recorre las calles de Santiago del Estero a bordo de una camioneta 4 x 4, como suele hacer habitualmente en las recorridas por el interior del país, donde además alterna con caminatas y timbreos. Esta semana, parecían fanáticos enloquecidos con un famoso de la farándula. Lo arengaban y seguían al vehículo por las calles, mientras que el candidato a presidente saluda. De fondo, un clima colorido, de fiesta.

Macri vivió una situación similar en Santiago del Estero. También fue un rockstar electoral

LOCOS POR EL FÚTBOL

Tanto Macri como Scioli son fanáticos del fútbol. De hecho, se han enfrentado en las canchas en más de una oportunidad. Con una pelota de por medio se ponen locos. Ya sea si es para jugar, aunque sea unos minutos, o para observar un partido.

El sábado, el gobernador bonaerense recorrió Hurlingham y Malvinas Argentinas. Rodeado de niños y familias, alguien arrojó una pelota de fútbol y no dudó en ponerse a hacer jueguitos. Los niños lo miraban sorprendido.

El gobernador vio una pelota y no lo dudo: se puso a hacer jueguitos ante los nenes, que miraban sorprendidos

Pero Macri también es fanático del fútbol. Este fin de semana, el club de sus amores, Boca Juniors, donde además fue presidente en tres ocasiones, salió campeón y por supuesto fue a su palco en el estadio. Allí, gritó el único gol que le dio el torneo al club de la ribera. Celebró como loco acompañado por su familia y el productor y actor Adrián Suar, amigo del candidato.

Eufórico. Así vivió Macri el partido del último fin de semana, que consagró campeón a Boca Juniors

LAS SELFIES, UNA MODA QUE LLEGÓ A LA POLÍTICA

Como no podía ser de otra manera, las autofotos también están en la política. Los candidatos no sólo se prestan, sino que además son los que las toman. Hace unos meses, en plena campaña hacia las PASO, Macri subió esta imagen a su Facebook, donde se mostraba con un grupo de jóvenes tomándose una selfie.

Mauricio Macri se sacó una selfie con el grupo de jóvenes y luego la compartió en las redes sociales

Y Scioli tampoco se queda atrás. Es que en tiempos donde las selfies están de moda, los candidatos no pueden desperdiciar la posibilidad de cada foto que puedan lograr. Hace unos días, en medio de una recorrida, el candidato del Frente para la Victoria también se prestó para las autofotos, aunque no salió tan bien como esperaba.

Más serio que Macri, aunque mirando a cámara, Scioli también se sumó a la ola de selfies políticas

A COMER, SEÑORES

El día de las PASO, Macri llegó a la mesa en la que votó con un paquete de facturas. Además de convidar a las autoridades y los fiscales, aprovechó para comer un vigilante y la imagen quedó inmortalizada.

Vigilante en mano, Macri no tuvo ningún inconveniente en dejarse fotografiar comiendo facturas el día de las PASO

Meses atrás algunos de los dirigentes del PRO ya habían sido fotografiados en medio de una comida. La candidata a vice, Gabriela Michetti, junto con el vicejefe de Gobierno electo, Diego Santilli, y el propio Macri, no salieron del todo bien en la foto mientras disfrutaban de un choripán.

La campaña comestible nunca para. Los dirigentes del PRO, durante una recorrida, comieron un choripán

Otro de los que comió un choripán y se prestó para la foto fue el candidato a vice de Scioli, Carlos Zannini. En los festejos por el Día de la Primavera que realizaba una radio a la que había asistido a dar una entrevista hubo una choripaneada y Zannini no desperdició la ocasión.

Otro que se comió un choripán y sonrió fue Carlos Zannini, el candidato a vicepresidente de Scioli

EL CARIÑO EXTREMO

En épocas de campaña, los candidatos no desaprovechan ninguna oportunidad. Por eso, cuando les expresan el cariño, no dudan en irse a los abrazos, dar besos y saludar. En Santiago del Estero, una señora que escuchaba atenta a Macri se lanzó a darle un abrazo tras su discurso. Con una enorme sonrisa, el candidato de Cambiemos le devolvió el gesto de cariño.

Anoche, Macri abrazó a una señora que se lanzó a saludarlo. Ocurrió en un acto en Santiago del Estero

Con Scioli ocurre algo similar. Aunque recurre menos al contacto físico, no niega un saludo y se presta para besos en la mejilla y algunos abrazos. Días atrás, el día de los comicios, se sacó una foto a los abrazos con una joven. Lo curioso, además, es que la foto fue tomada por la esposa del candidato, Karina Rabolini.

En la escuela donde votó, una joven le pidió una foto al gobernador. Rabolini fue la fotógrafa.

En estos días, de cara al ballottage, seguramente habrá más fotos descontracturadas.