Menu Big Bang! News
Política "Si asume Macri, cambia de nombre"

Guerra entre el FpV y el PRO por el Centro Cultural Kirchner

El ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi, anunció que si Macri es presidente, le cambiarían el nombre. Julio De Vido salió al cruce y le pidió que presente sus propuestas en materia de cultura.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El Centro Cultural Kirchner volvió a quedar en el eje de una disputa política entre el Frente para la Victoria y el macrismo. Lejos de las denuncias por irregularidades en una obra que contó con un amplio presupuesto, ahora el debate lo abrió el ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi.

A pocos días de las elecciones generales, las chicanas políticas se encuentran a la orden del día. Días atrás, Lombardi asistió a un debate junto al presidente del Instituto de la Cultura bonaerense, Jorge Telerman, donde el ministro porteño sostuvo que si Macri llega a la presidencia, le cambiarían el nombre al Centro Cultural Kirchner.

El Centro Cultural Kirchner podría cambiar de nombre si asume Mauricio Macri como presidente.

En la tarde del domingo, Julio De Vido, ministro de Planificación (órbita bajo la que se encuentra el centro cultural), le reprochó a Lombardi sus declaraciones, y aseguró que están orgullosos del nombre, votado por Ley del Congreso, porque fue Kirchner quien soñó el proyecto cultural emplazado en la ex sede del Correo Central.

De este modo, la “grieta” alcanzó al nombre del espacio cultural más grande de Latinoamérica. De Vido le exigió a Lombardi que presente el programa cultural de Macri si se convierte en presidente “más allá de la preocupación y el desvelo” por el nombre.

Y el ministro de Cultura porteño volvió a defenderse: “No veo por qué está relacionado De Vido si se trata de un ámbito cultural. Las políticas culturales deben ser dirigidas y ejecutadas por la cartera de cultura”, enfatizó.

El ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi, cuestionó el nombre del Centro Cultural Kirchner

En diálogo con BigBang, Lombardi aclaró que en caso de que Macri sea electo presidente, enviarían al Congreso un proyecto de ley para modificar el nombre y confirmó que insistirían en volver a la “idea original”. “Que se llame Centro Cultural del Bicentenario”, pidió el funcionario.

Pero además, fue más allá y cuestionó con dureza a De Vido. “Presentamos nuestro programa cultural en 18 provincias: un centro cultural se construye desde las bases. Tiene que ver con la construcción de un pensamiento plural diverso, diferente, que respete los pensamientos”, señaló Lombardi.

En este sentido, el macrista descartó las acusaciones del kirchnerismo, aunque reconoció que no piensan que “sea central en lo político”, aunque sí le dio importancia en el terreno cultural.

De Vido y su defensa del CCK.

CRÍTICAS HACIA EL MINISTERIO DE CULTURA

Pero los cruces no fueron únicamente con De Vido. El ministro también lamentó la gestión de Teresa Parodi al frente del Ministerio de Cultura de la Nación. “Está intervenido”, analizó en diálogo con BigBang. Además, dijo que se trata de una gestión “parcializada” ya que De Vido administra parte de los fondos. “Otra parte es Tecnópolis, que es administrado por Javier Grosman y tiene poca injerencia Parodi”, opinó.

El Centro Cultural Kirchner se encuentra bajo la órbita del Ministerio de Planificación, no de Cultura.

MÚSICOS DENUNCIAN LA FALTA DE PAGO EN EL CENTRO CULTURAL KIRCHNER

Podría ser parte de la habitual burocracia estatal que reina en algunas entidades argentinas. Sin embargo, el episodio tiene varios aspectos llamativos: el director estadounidense, Stefan Lano, que condujo un concierto en el CCK en junio, dijo que le inventan excusas para no pagarle.

Stefan Lano, durante su presentación en la Ballena Azul del Centro Cultural Kirchner, meses atrás.

“El incumplimiento es una mancha tremenda para el país”, apuntó Lano a Clarín esta semana. Sostuvo que le prometieron que el dinero estaría tres días después del concierto que brindó en el centro cultural durante el mes de junio, pero que nunca se lo acreditaron.

Incluso llegó a enviarle una carta a la ministra Parodi para trasladarle el reclamo. No se trata del único músico que se encuentra en esa situación: el pianista Nelson Goerner, los directores Francisco Rettig, Enrique Diemecke, Gabriel Chmura y Günter Neuhold, y el violonchelista Enrico Bronzi también esperan el pago que nunca llegó.

Por dentro: así es la famosa “ballena azul”, la sala principal del Centro Cultural Kirchner.

Desde el Centro Cultural dijeron que la demora es habitual en los casos en los que el ministerio abona de manera directa a los artistas. Pero además, aseguran que los contratos no especifican la fecha de pago, y aclararon que los cheques deben pasar por varias dependencias públicas. De todos modos, prometieron que esta semana comenzarían a realizarse las transferencias.