Menu Big Bang! News
Política Inesperado: se hizo sciolista

Hebe agarró la garrocha e hizo el salto menos esperado

Después de calificar al candidato a presidente como “peligroso”, la Madre de Plaza de Mayo se cruzó en una cena y admitió que podían conversar. Repitió hasta el hartazgo que no lo iba a votar, amenazó con ni siquiera presentarse a votar y dijo “pinta todo de mierda oscuro”. Pero ahora cambió: “Menos casarme con él, algunas cosas podemos conversar”.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

“El que gana manda; el que pierde acompaña”. Este axioma peronista se palpa en todos los rincones del poder. Quien se acopló a este lema que rige la política es Hebe de Bonafini, quien pasó de dudar, cuestionar y (casi) agraviar al candidato a presidente por el FPV, Daniel Scioli, a admitir que puede acercar posiciones. El encuentro se produjo anoche en la cena de agasajo a Evo Morales, presidente de Bolivia, luego de inaugurar la estatua a Juana Azurduy, ubicada detrás de la Casa Rosada.

“Está pintando todo color mierda oscuro”, fue uno de los conceptos que Hebe vertió. Ahora opina distinto. 

"En la cena, anoche, me vino a saludar Scioli para decirme que quiere hablar conmigo. Menos casarme con él, algunas cosas podemos conversar, así que vamos a ver. Después les voy a contar", expresó Bonafini, quien por la tarde había vertido conceptos durísimos contra el candidato. Ayer. Por la tarde. En declaraciones a Radio Nacional, Hebe había dicho: "A Scioli lo sigo viendo igual, todavía no me demostró que cambió. Tenemos que ser muy exigentes. Es muy peligroso Scioli, es un tipo peligroso, y a mí me da miedo, porque ya tuvimos a (Julio) Cobos, tuvimos a (Hugo) Moyano", advirtió. 

El último Día de la Memoria (24 de marzo de 2015), Hebe de Bonafini había arremetido de nuevo contra el candidato del FPV. En declaraciones a Radio Del Plata dijo: “Scioli es un tipo que en la época de la dictadura apoyó la dictadura. Si vos sos un tipo de una clase social que te la pasás andando en una lancha y te cagás en lo que pasa en tu país ya te das cuenta que estás del otro lado‘, sentenció. 

Hebe repitió que no votaría a Scioli, pero ahora aceptaría sentarse con él. 

Las críticas e ironías de Hebe de Bonafini a Daniel Scioli fueron una constante. En mayo de este año reafirmó -como cada vez que pudo- que no lo votaría. "Quiere eso: pintar todo 'Scioli presidente', porque no le queda otra, no ha hecho nada. Por eso él no puede hablar de lo que hace. Lo único que hizo fue traer mucho milico, mucho policía. Pero mucho policía que no sabe ni dónde quedan las comisarías". Dijo que estaba pintando color “mierda oscuro” y que no sabía si votaría.

Dicho está: el que gana manda, el que pierde acompaña. Y Hebe está en eso.