Menu Big Bang! News
Política perseguido 2.0

Insólito: Ignacio Copani denunció que lo acosan por Twitter y Facebook

El cantante popular acudió al secretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Guido “Kibo” Carlotto, para denunciar que es amenazado a través de Twitter y Facebook por su simpatía con el gobierno.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Ignacio Copani se reunió con el secretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Guido “Kibo” Carlotto, para denunciar que es amenazado por las redes sociales debido a su simpatía con el gobierno.

El músico se presentó antes el funcionario de Daniel Scioli con una carpeta en la que llevaba más de diez páginas llenas de los insultos que recibe en sus perfiles de Facebook y Twitter, y que las relacionó con su afinidad al kirchnerismo.

“Kibo” Carlotto, hijo de Estela de Carlotto, Titular de Abuelas de Plaza de Mayo, calificó como “inaceptables” las agresiones y las vinculó con “la grieta”.

“Desde hace un tiempo, desde cierto sector del periodismo se insiste con una suerte de concepto, ‘la grieta’; supuestamente se trata de una división entre los argentinos inducida por el gobierno nacional a través de la lógica amigo-enemigo”, dijo.

Copani que profesa abiertamente su simpatía con el Gobierno Nacional, es autor de canciones contra el ex vicepresidente Julio Cobos (señor vicepresidente) y también contra los cacerolazos (Cacerola de teflón).

También, ha publicado tuits polémicos, como el que criticaba a la señal de noticias TN por su transmisión durante la tragedia de Once.

Otra publicación que le generó muchos insultos, fue cuando en noviembre de 2013 criticó al periodista Alfredo Leuco luego de que este sufriera un robo.

Sin embargo, uno de los más desafortunados fue el que le dedicó a Alberto Nisman el mismo día en él que el ex Fiscal de la causa AMIA fue encontrado muerto en su departamento de Puerto Madero.

Esto tuiteo Copani el mismo día que murió Nisman.

Hoy, luego de recibir a Copani, Carlotto aseguró que “en la Argentina no hay más espacio para las expresiones sectarias, mafiosas e intolerantes”.