Menu Big Bang! News
Política Juicio abreviado

Jaime admitió ante el juez que recibió dádivas de empresas que debía controlar

El ex secretario de Transporte admitió que una empresa le pagó pasajes aéreos y otra compañía le pagaba el alquiler de su departamento. Recibirá una pena de un año y medio de prisión. El acuerdo debe ser ratificado por el juez.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El ex secretario de Transporte Ricardo Jaime admitió hoy ante el juez federal Julián Ercolini que recibió dádivas por parte de las empresas a las que debía controlar, para ratificar el juicio abreviado que pactó ayer con el fiscal Guillermo Marijuán.

En medio de un fuerte operativo de protección por parte de policías federales, que obligaron a los periodistas a mantenerse a distancia del lugar, Jaime y los otros imputados en la causa se presentaron ante el magistrado.

Ahora el juez Ercolini cuenta con 10 días de plazo para resolver si acepta los términos del pacto con la fiscalía y si les impone a los imputados algún tipo de resarcimiento económico por las dádivas que los empresarios confesaron haber recibido y los empresarios haber desembolsado. 

Hoy iba a empezar el juicio oral pero ayer Jaime y su ex principal asesor, Manuel Vázquez, se reunieron con Marijuan, reconocieron las dádivas de empresarios a los que debía controlar, y acordaron sendas penas a año y medio de prisión y dos años y dos meses de cárcel, respectivamente.

Además, el ex secretario de Transporte ofreció entregar a la Justicia dos millones de pesos como virtual compensación por las dádivas recibidas. El juicio abreviado implica que el acusado reconoce el delito que se le endilga -que para funcionarios públicos tiene una pena de un mes a dos años, según el artículo 259 del Código Penal.

Jaime admitió que Sergio Cirigliano, ex titular de Trenes de Buenos Aires (TBA), le pagó viajes en aviones privados a Brasil, Córdoba y Uruguay. Jaime y Cirigliano están siendo juzgados por la tragedia de Once y el fiscal de juicio, Fernando Arrigo, pidió que sean condenados a 11 años y a 10 años y 11 meses de prisión, respectivamente, por los delitos de administración fraudulenta y estrago culposo agravado por las 52 muertes y los más de 700 heridos que dejó el hecho.

El ex secretario de Transporte ya tiene una condena a seis meses de prisión por haber intentado robar prueba de un allanamiento que la Justicia realizó en 2010 en su vivienda de Córdoba en la causa en la que está procesado por enriquecimiento ilícito.

En este caso, Jaime también reconoció que la empresa TEBA S.A., a la que le extendió la concesión de la terminal de ómnibus de Retiro, le pagó los alquileres y fue su garante de dos departamentos de lujo que ocupó mientras era funcionario público en la avenida Del Libertador y la calle Cerrito.

Por esos hechos también están acusados el hijo de Vázquez, Manuel, Cirigliano, el ex directivo de Aerolíneas Argentinas Jorge Molina y los ex directivos de TEBA Néstor Otero, Alfredo Pielach, Edgardo Preiti y Gabriel Ackerman. Salvo Jaime y Vázquez padre, el resto pidió una 'probation', para hacer tareas comunitarias y también evitar el juicio oral.