Menu Big Bang! News
Política Georgina Orellano cuestiona la medida

La Moyano de las meretrices se queja: "La calle está vacía"

La delegada de las trabajadoras sexuales, Georgina Orellano, cuestionó la medida de fuerza que llevan a cabo los gremios del transporte. “Las chicas que trabajan en las calles nos mandan mensajes diciendo que prácticamente no hay circulación de vehículos en la calle”, señaló a BigBang.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La Secretaria General de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (Ammar), Georgina Orellano, cuestionó la medida de fuerza que llevan adelante las centrales obreras opositoras al gobierno en reclamo de paritarias sin techo y contra el Impuesto a las Ganancias. “Como en otros rubros, el paro también afecta la actividad de las trabajadoras sexuales”, afirmó a BigBang.

Orellano contó que en 2011, tras la división de la CTA en dos (una central opositora y una con más diálogo con el gobierno), las trabajadoras sexuales optaron por la que tiene más cercanía con el Ejecutivo, dirigida por Hugo Yasky. “No nos hace falta debatir. Tenemos muy en claro nuestra posición. Nosotros estamos en la CTA oficialista”, afirmó la dirigente gremial.

“Desde ayer que sabíamos que hoy los transportes no iban a funcionar. Muchas compañeras nos llamaron y nos continúan enviando mensajes diciendo que quieren trabajar y no pueden ir”, contó Orellano, que agregó: “Solamente las que viven en Capital Federal van a ir a trabajar en las calles, pero no en los privados. En barrios como Constitución o Flores, en las calles no hay nadie. Eso nos vienen contando por mensaje desde temprano, nos dicen que no hay circulación de vehículos”. 

Para Orellano, la medida de fuerza perjudica a las trabajadoras sexuales

En este sentido, Orellano reflexionó que al igual que en otros rubros, “el paro también afecta a las trabajadoras sexuales”. Además, apuntó que hay otros puntos del país donde ese sector se vio perjudicado. “En Neuquén las compañeras sí fueron a trabajar, pero nos reportaron que no hay circulación de gente ni en las calles ni en los privados”. Además, señaló: “Muchas compañeras nos llamaron para manifestarnos que quieren trabajar y no pueden”. 

Ammar reúne alrededor de seis mil trabajadoras sexuales en todo el país. Desde hace tiempo, llevan adelante una campaña de reclamos ante el Ministerio de Trabajo para que se implementen políticas públicas que mejoren sus condiciones laborales. Inclusive, el miércoles pasado realizaron una protesta frente a la sede de la cartera que dirige Carlos Tomada, donde exigieron la garantía de los derechos y el reconocimiento como trabajadoras. 

Para el Día del Trabajador llevaron adelante una campaña para exigir mejoras laborales: se fotografiaron con famosos sosteniendo una factura que indicaba la “prestación” de un servicio sexual. 

En este sentido, desde hace tiempo la dirigente gremial insiste en que existe una “mirada moralista que incentiva la precarización laboral de las trabajadoras sexuales que impide acceder a derechos y garantías como a cualquier miembro de la clase trabajadora”. Además, remarcó que “la autogestión de los cuerpos es la gran batalla para que el capitalismo termine y nuestro sector deje de ser excluido”.