Menu Big Bang! News
La fuente de la Casa Rosada ahora tiene flores y menos pasto

Política Tras doce años de kirchnerismo

La fuente de la Casa Rosada ahora tiene flores y menos pasto

La directora nacional de Patrimonio Histórico, Teresa Anchorena, lleva adelante las refacciones en diferentes espacios de Balcarce 50. Las fotos del antes y el después de la llegada de Mauricio Macri.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Baldosas con rayones, flores con mal olor y la fuente central con polvo. Son varios los ministros y secretarios de la Nación que han debido atravesar todos los días desde el 10 de diciembre un deslucido Patio de las Palmeras para poder llegar a sus oficinas.

Kirchnerismo: el Patio de las Palmeras supo ser en los últimos años “el patio de la militancia”.

Luego de doce años de kirchnerismo, Mauricio Macri decidió “renovar los aires” que desde allí invaden los interiores la Casa Rosada hasta llegar a su despacho presidencial en el primer piso.

Macri ordenó “renovar los aires” que desde allí invaden el despacho presidencial.

Luego de 56 días, el Patio de las Palmeras, que los militantes kirchneristas supieron copar con cada cadena nacional de la ahora ex presidenta Cristina Kirchner, comenzó a lucir diferente.

Flores nuevas, piedras blancas y la fuente central nuevamente en funcionamiento.

El secretario general de Presidencia, Fernando de Andreis, fue quien le encargó a la directora nacional de Patrimonio Histórico, Teresa Anchorena, llevar adelante un plan de obras para adecuar toda la Casa Rosada a los nuevos tiempos.

Las modificaciones son supervisadas por Teresa Anchorena, directora nacional de Patrimonio Histórico.

Flores nuevas, piedras blancas y la fuente central nuevamente con agua son algunos de los cambios que algunos ministros, como el de Interior, Obras Públicas y Viviendas, Rogelio Frigerio, disfrutan cada mañana mientras caminan hacia sus oficinas. Eso sí: los cambios deberán extenderse urgentemente hacia cada rincón de la Casa Rosada.

Lejos de terminar, las obras se extenderán a casi todos los rincones de la Casa Rosada.

Antes del “cambio”

De esta manera, Mauricio Macri intenta imponer una estética totalmente diferente a la ya naturalizada por doce años de kirchnerismo. Además de las nuevas flores que levantan el color del patio interno también podaron las palmeras.

Los jardineros de la Rosada han trabajado para cumplir con los deseos del presidente.

Pisos intransitables, escaleras rotas y paredes descascaradas son el otro desafío para no sólo para el presidente, ministros y secretarios sino también para los cientos de trabajadores de Balcarce 50.

Antes: como en toda reparación, el Patio de las Palmeras estuvo sucio por algunos días.

Camas con mal olor en varios despachos y baños muy rotos también necesitan cuanto antes una renovación.

El pasto, que antes era pisado por los militantes, cedió su lugar para que más flores ambienten el patio.

Por eso, recientemente, ordenó bajar los cuadros de Néstor Kirchner y Hugo Chávez que, justamente, miraron durante años desde el Patio de los Patriotas Latinoamericanos a los jóvenes más cristinistas. Los patios “de la militancia” ahora son, como antes, los históricos patios de la Casa Rosada.