Menu Big Bang! News
La herencia en foco: el empleo público creció un 71% en 10 años

Política Cómo llegará el próximo gobierno al poder

La herencia en foco: el empleo público creció un 71% en 10 años

Según un informe de Cippec, desde 2003 y hasta 2012, los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner aumentaron exponencialmente el empleo público y hoy la planta permanente de personal del Estado superaría los 400 mil empleados. A la herencia que deberá afrontar el nuevo Presidente, se les debe sumar los nombramientos ente 2013 y 2015, en plena retirada kirchnerista. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El próximo presidente que asuma a partir del 10 de diciembre encontrará un Estado colmado por una enorme cartera de empleados públicos cuya cantidad creció a tasas chinas desde 2003 a la fecha. El dilema de Daniel Scioli y Mauricio Macri es complejo: mantener el empleo o ajustar los números para aliviar las arcas estatales. El fenómeno, no se circunscribe sólo a la administración federal, ya que los gobiernos provinciales y municipales también dejarán una abultada herencia para el futuro mandatario.

La gestión kirchnerista aumentó en gran medida el empleo público. 

La empresa no resulta para nada sencilla. Scioli y Macri entienden que deben ordenar las cuentas del Estado, aunque sus equipos económicos deben decidir cómo lo harán. Sí con la gente adentro o afuera, frase que alguna vez fue utilizada por la propia jefa de Estado Cristina Kirchner.

Un informe de Cippec expuso el incremento de los empleados publicos entre 2003 y 2012.

Al asumir la presidencia, Néstor Kirchner se encontró en 2003 con un total de 266.165 empleados permanentes y temporarios que incluían la administración central, organismos descentralizados e instituciones de seguridad social. En 2014 el número ascendía a 377.225, y a pesar de no contar con cifras oficiales, se estima que en el corriente año el número superó la línea de los 400 mil.

En caso de llegar a la Rosada, Macri afrontará un importante gasto público. 

A su vez, el fenómeno se acrecienta con la estrepitosa salida de intendentes y autoridades de la provincia de Buenos Aires, que ante la pérdida del poder en intendencias bonaerenses, sumaron un importante caudal de empleados públicos a sus distritos y complejizaron los números en rojo de los distritos más importante del país. Según publicó el periodista Leonardo Mindez en Clarín, los salientes funcionarios dejarán una sorpresa para los postulantes.

Raúl Othacehé, por ejemplo, entregará la intendencia de Merlo con nueve flamantes direcciones en los tribunales de faltas y once más en la Defensoría del Pueblo. Las estimaciones del electo intendente Gustavo Menéndez creen que representará unos 2700 empleos nuevos. Para lograr esta situación los concejales oficialistas votaron un aumento salarial del 70 % retroactivo a junio que se debe pagar justo después del cambio de mando.

Una Provincia con números preocupantes. María Eugenia Vidal sabe que el escenario económico será complejo.

Luis Acuña, actual intendente de Hurlingham, le dejará a Juan Zabaleta, del Frente Para la Victoria, un obsequio: 400 contratados de último momento. En este sentido, en Malvinas Argentinas, el kirchnerista Leonardo Nardini denunció un “vaciamiento” del saliente Intendente, Jesús Cariglino, que incluye el pase a planta de 4000 de trabajadores y aumentos de 150 % en el escalafón salarial municipal, incluído el sueldo del propio intendente saliente, que de cobrar $56 mil pasará a percibir un salario de $138 mil. Números al rojo vivo.

Por otra parte, según denunció el programa Periodismo Para Todoscerca de 200 empleados podrían pasar a planta permanente en la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), a pocos días del fin del mandato de la Presidente. El organismo cuenta con 1100 trabajadores, y según trascendió, de las nuevas incorporaciones, al menos 100 pertenecerían a Nuevo Encuentro, el partido fundado por Martín Sabbatella, titular de la entidad.

Sabbatella defiende la incorporación de nuevos trabajadores al organismo que dirige. 

Desde el espacio que comanda Sabbatella, explicaron a BigBang que el Afsca “llamó a concurso y cerró la inscripción para los 114 puestos en el mes de octubre, los cuales la mayoría correspondía a las categoría C y D”.

En este sentido, explicaron que del concurso puede participar toda la administración nacional, no sólo personal del Afsca aunque el requisito para postularse es que la persona tenga una antigüedad mayor a 3 años. “Los militantes de Nuevo Encuentro no superan esa antigüedad, por lo que es imposible que se presenten”, afirmaron en cercanías al Sabbatella. Este sitio pudo saber que hay 1500 inscriptos para los 114 puestos que serán evaluados por el comité y podrán ingresar recién en mayo del 2016. 

Por otra parte, desde el Afsca se mostraron tranquilos con respecto a la posibilidad de Mauricio Macri llegue a la presidencia. “No correspondería que suceda nada, la ley establece que el mandato de los directores es por cuatro años, porque los legisladores entendieron que permetía darle independencia y autonomía respecto del Gobierno que estuviera”. 

Números oficiales

Según cifras oficiales el Gobierno gastó en personal en 2014, unos $118.671,9 millones. Si comparamos la cifra con 2007, el número sorprende: el crecimiento del gasto en personal fue de 695%.

Según un informe de CIPPEC, el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento, entre 2003 y 2012 el empleo creció a un promedio del 6% anual, aunque el incremento de los recursos humanos se registró, sobre todo, en las plantas permanente y transitoria del Estado.

Cristina sostuvo una política inclusiva en el empleo público para garantizar el consumo.  

El propio informe detalla que entre 2003 y 2012, el empleo público se incrementó un 71%, del cual un 52% se explica por el aumento del empleo en las plantas permanente y transitoria y el 48% restante, a raíz del crecimiento del personal contratado. Sin embargo, para este periodo el personal contratado creció un 224% mientras que el personal de planta permanente aumentó solo un 43%. Así, en 2012 la participación de los trabajadores contratados pasó de representar el 15% del total de los empleados públicos en el 2003 al 30%.