Menu Big Bang! News
Política Dictamen

La junta médica del caso Nisman aseguró que no hubo homicidio

Los peritos dictaminaron que no hay indicios que reafirmen esa hipótesis. Se inclinan por un suicidio. En cambio, los forenses que representaron a la familia aseguran que al fiscal lo mataron.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

A cuatro meses de la muerte del fiscal Alberto Nisman, la hipótesis del homicidio parece estar descartada. Tras una serie de controversias, e idas y venidas, la junta médica convocada para el caso, afirmó ayer que no encontró ningún indicio que permita sostener con rigor médico que la muerte fue un homicidio.

Así lo aseveraron 13 de los 15 peritos que participaron del estudio: los diez especialistas del Cuerpo Médico Forense, que depende de la Corte; los dos de la Policía Federal, y Mariano Castex, el perito designado por la defensa de Diego Lagomarsino.

Nisman, a cuatro meses de su muerte empiezan las definiciones

Según publicó el diario La Nación, la fiscal Viviana Fein le había preguntado a la junta médica que ratifique si al fiscal de la causa AMIA lo mataron. Los trece firmaron ayer por la tarde el informe final de la junta médica, que tiene 203 hojas y ya está en poder de la fiscal.

Los peritos designados por la ex mujer de Nisman, Sandra Arroyo Salgado presentaron, por su parte, sus propias conclusiones y se retiraron de la junta médica.

De esta forma los peritos sostuvieron que el trabajo no está terminado y que  los 15 debieron haber conocido las conclusiones finales para debatirlas, máxime cuando el objetivo de esta junta era "zanjar las disimilitudes" entre la autopsia oficial y un informe elaborado por los peritos de la familia de Nisman, que había descartado el suicidio.

En el informe de ayer, los 13 expertos firmantes advirtieron que ellos no podían descartar ninguna hipótesis y que no les correspondía hacer la calificación legal del hecho. Según el matutino, además, incorporaron a su trabajo una observación final crítica de la actitud de los peritos de la querella, Osvaldo Raffo y Julio Ravioli. No solo cuestionaron que no los hubieran dejado conocer sus conclusiones; afirmaron también que en varias oportunidades del debate Raffo y Ravioli habían omitido exponer los fundamentos de sus opiniones y sólo se habían remitido a su informe anterior.