Menu Big Bang! News
Política Fotos exclusivas

La "otra herencia" en la Casa Rosada: humedad, destrozos y abandono

BigBang accedió al interior de la Casa de Gobierno y comprobó el preocupante estado de las paredes y oficinas del edificio presidencial. Pintura desgastada, despachos abandonados y pisos rotos. Imágenes y videos inéditos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Hay otra “herencia” kirchnerista de la que no se habla y de la que poco se conoce, con la que los funcionarios de Mauricio Macri conviven a diario: el deterioro de la Casa Rosada. Paredes descascaradas, pintura maltrecha, humedad, rayones en pisos y descuido generalizado componen la estética de algunos de los despachos más importantes de la Casa de Gobierno. Hay zonas casi inaccesibles, humedad en la terraza y algunos inodoros que no funcionan.

BigBang recorrió el interior y la intimidad del edificio desde donde toma las decisiones el Presidente, el mismo que recibe a los hombres y mujeres que conducen parte de los destinos del país. Un documento exclusivo en imágenes.

El interior de la Rosada: paredes despintadas y descuido generalizado. 

Camino a uno de los despachos del primer piso, el escenario es alarmante. Los pisos, que presentan una estética antigua, están dañados y sucios. Hay muebles que desaparecieron y parte del patrimonio histórico deteriorado. Incluso existen sectores donde los cerámicos están fuera de su lugar y algunas oficinas con pisos de madera tienen rayones que dañaron por completo el parquet.

Los escalones evidencian el paso del tiempo y la falta de mantenimiento. Alfombras en mal estado.

La mayoría de los pasillos contienen lámparas de techo con una tenue luz amarilla cuya iluminación deja en evidencia el daño del lugar. Las paredes, despintadas con un blanco casi amarillento, hay signos de fuertes golpes y el deterioro de años sin mantenimiento que devino en manchas de humedad. Incluso en algunas puede apreciarse la presencia de importantes roturas. Los escalones también sufrieron deterioro.

Golpes y roturas en las paredes, un escenario habitual dentro del edificio.

Las puertas de madera de los despachos no recibieron la mano de barniz hace tiempo. Los vidrios amarillos, que en algunos casos no permiten ver hacia el interior de la oficina, también están resquebrajados. La imagen del lugar está lejos de parecer a una Casa de Gobierno de un Nación.

Hay que aclarar que no todo el edificio está en esas condiciones. Son algunas zonas, ciertos despachos y diversos pasillos o áreas que conectan los distintos bloques de La Rosada. Un ejemplo: en algunas oficinas de la planta baja la gestión anterior dejó camas con sábanas y acolchados puestos –sí, hay despachos con cama– con intenso olor y dudosas medidas de higiene. Las cortinas llevan meses sin lavar.

Las puertas de madera, con su base dañada. Hace tiempo no se pintan. 

La descripción del interior de la Casa Rosada evidencia la falta de mantenimiento que el edificio sufrió durante los últimos años. Uno de los datos más llamativos es que varios de los baños de la Casa Rosada no funcionan y hace tiempo que no son utilizados por los ex y actuales funcionarios. “Cuando llegamos tenía la mochila abierta y no había tapa, no andaba el botón”, refleja un empleado nuevo de La Rosada en diálogo con BigBang. 

Algunos baños de la casa Rosada no funcionan desde hace tiempo. 

En el patio de la Rosada la situación es diferente. Allí se se ve el primer gesto de mantenimiento de Macri: ordenó podar las palmeras del patio insignia de la Casa para “renovar los aires” de la Rosada. 

Por orden del Presidente, se podaron y retiraron algunas palmeras del patio. 

La idea, contó uno de los “jardineros” fue mejorar la armonía del Patio de las Palmeras y aprovechar la época del año para podar. 

 

Cajas fuertes

Esta semana trascendió la presencia de una caja fuerte en la oficina del ex ministro de Planificación, Julio De Vido. BigBang pudo saber que la situación se repite en diversos despachos. En la planta baja, uno de los ministros se disponía este jueves a conocer el contenido de una caja fuerte que heredó de la gestión anterior, amurada en un sector “secreto” de su oficina. Sus empleados, los que quedaron de la “gestión anterior”, aún no pudieron encontrar la llave que la abre. Temen por el contenido. 

Sorpresa y preocupación ante la falta de mantenimiento en Casa de Gobierno. 

Sorpresas en la Quinta de Olivos 

La quinta de Olivos se suma a la lista de edificios presidenciales que mostraron un pésimo estado de mantención. Tras la muerte de Néstor Kirchner, la cancha de fútbol en la que el ex presidente solía compartir “picaditos” con sus funcionarios y amigos más cercanos, -todos jugaban con la camiseta de Racing- dejó de utilizarse.

La cancha de fútbol de la Quinta de Olivos estaba invadida por cucarachas. 

A los pocos días de asumir Macri pidió como una de las primeras medidas que se “restaure” el pasto de la cancha oficial y que se reacondicione el vestuario. Sin embargo, la bienvenida para los nuevos jugadores, que realizaron su debut esta semana, no fue la mejor: encontraron cucarachas en la zona de vestuarios y en las inmediaciones de la cancha. Una postal que el macrismo espera no repetir.