Menu Big Bang! News
Política El técnico informático que le dio el arma

Lagomarsino negó una relación homosexual con Nisman

El amigo de Nisman negó la hipótesis de una relación “íntima” entre ambos. Además dijo que no cree en el suicidio del fiscal y que desconoce por qué motivo no aparecieron sus huellas en el arma con la que fue encontrado muerto el titular de la Unidad AMIA:

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

De las hipótesis que deambulan tanto por la fiscalía como por los círculos de la política, sin dudas la más polémica alude a una"relación íntima" entre Alberto Nisman y el técnico informático, Diego Lagomarsino. De esto se había ocupado, de forma elíptica por cadena nacional la presidenta Cristina Kirchner. 

En una entrevista con el diario español, El País, el único imputado en el caso, tras haberle entregado al fiscal el arma con la que fue encontrado muerto, aseguró: “No sé qué es una relación íntima. Uno, cuando tiene una relación de tanto tiempo, no es un amigo ni tampoco es un jefe. Si la presidenta se refirió a una relación homosexual, confirmo que no".

Además dijo desconocer porqué no están sus huellas en el arma que le prestó a Nisman. "Deberían estar mis huellas", consideró. Y cuando fue consultado si él la había limpiado antes de entregársela al fiscal, respondió: "No. Deberían estar. Los motivos técnicos no los conozco".

El técnico dijo que no trabajaba para al fiscalía especial de la causa AMIA, de la que estaba a cargo Nisman, sino que realizaba tareas directamente para él. Por tareas en todo lo que requerido a tecnología de la información, trascendió que Lagomarsino cobraba un sueldo mensual de 40.000 pesos.

"Inicialmente yo iba a trabajar para la fiscalía, pero él me dijo: «No, vos vas a trabajar para mí»". (...) Cuando Alberto decía que no confiaba en las dos personas [informáticos] que trabajaban en la fiscalía, hoy me doy cuenta de que no es que no confiara profesionalmente, sino que era un tema de respuestas. Y si te llamo, estás", afirmó.

Contó que Nisman "no era una persona fácil" y que era muy riguroso con su trabajo. "Alberto tenía dos estados de ánimo normalmente: arriba y abajo. Muy eufórico y a los diez minutos tranquilo. El último día lo vi tranquilo", señaló. Aquel 17 de enero, Lagomarsino se acercó al departamento de la torre Le Parc, en Puerto Madero, para llevarle un arma que era suya, que el propio Nisman le había pedido porque supuestamente temía por su seguridad.

El técnico dijo que sabía de la denuncia que Nisman preparaba contra la Presidenta por encubrimiento a Irán desde "seis o siete meses" antes, y contó: "Un día me muestra un expediente y dice: «Esta es la denuncia que estoy haciendo contra la presidenta». Le dije: «¿Te vas a meter contra la presidenta?» Y me dice: «¿Y vos también me vas a empezar a decir esas cosas? ¡Estoy podrido de la gente que me dice que estoy loco!».

¿Cree en la hipótesis del suicidio, en el suicidio inducido o en el asesinato?, se le preguntó a Lagomarsino, a lo que respondió: "En cuanto a las tres hipótesis. Suicidio, suicidio inducido o asesinato. A Alberto le cambiaba todo cuando hablaba de sus hijas. Entonces, si no pensó en ellas, ¿qué va a pensar en Diego? Después pienso en el asesinato. Y, la verdad, no sé qué fue. Pero el 18 de enero murió Nisman y murió el Diego Lagomarsino que yo era".