Menu Big Bang! News
Política Elecciones 2015

Las otras candidatas: ¿quién será la primera dama argentina?

BigBang cuenta las historias de las “aspirantes” al cargo. Karina Rabolini y su vida de emprendedora. Malena Massa, nacida y criada en la política. Juliana Awada, una empresaria exitosa.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Dos son empresarias. Una es politóloga. Dos se acercaron a la política a través de sus maridos. Una nació en una familia militante. Sus pasados las diferencian, pero sus presentes las igualan: las tres quieren ser la próxima primera dama de la Argentina. 

Del modelaje a la gobernación bonaerense

Rabolini, siempre junto a Scioli.

Modelo, empresaria y política, Karina Rabolini es la que más cerca ha estado de ser “primera dama”: acompañó a su marido Daniel Scioli durante cuatro años en la vicepresidencia y ocho años en la gobernación.

Una mujer multifacética.

Del amor entre Raúl Alberto Rabolini e Isabel Elena Pettenatti también nacieron Andrea y Santiago. Santafecina por naturaleza, bonaerense por elección, Karina nació el 27 de abril de 1967 en el pueblo de Elortondo, pero hace más de ocho años que convive con Daniel en el barrio Villa La Ñata, en una casona que tiene hasta helipuerto y muelle con amarra.

Una sesión de fotos reciente.

La modelo y el motonauta contrajeron matrimonio por civil y por Iglesia en 1985 en el Santísimo Sacramento. Karina acompañó a Daniel durante toda su carrera deportiva, incluso en el fatídico 1989, cuando un accidente le hizo perder un brazo al corredor, pero se separaron en 1998. Ella decidió continuar su vida en Europa mientras él comenzaba a incursionar en el mundo empresarial y político.

Rabolini cobró más protagonismo en la campaña.

Finalmente, volvieron a apostar al amor: en el 2001 retomaron la convivencia aunque Karina mantuvo su apellido de soltera. Rabolini se transformó en el nombre de sus propios perfumes.

Mujeres al poder.

Como primera dama bonaerense, asumió la presidencia de la Fundación Banco Provincia para llevar adelante acciones solidarias y de inclusión social. Y, a pesar de su imposibilidad de ser madre, hizo de su historia personal una militancia por la Ley de Fertilización Asistida, que primero la sancionó la provincia de Buenos Aires en 2010 y luego la imitó el Congreso en 2013.

De esta manera, Karina Rabolini divide su tiempo entre el hogar familiar, la carrera política de su marido, sus emprendimientos de belleza y hasta raids mediáticos en donde incluso enseña cómo hacerse un rodete en sólo segundos.

Un amor a primera vista en Barrio Parque

Macri y Awada, para la foto.

Ajena casi totalmente a la política, sin agenda mediática propia ni deseos de ocupar cargos, Juliana Awada es la más novata entre las esposas de los principales candidatos presidenciales. Con ascendencia siria por parte de la madre, Elsa Esther Baker, y libanesa por parte del padre, Abraham Awada, ambos musulmanes, nació el 3 de abril de 1974 en la ciudad de Buenos Aires.

Tiene cuatro hermanos: los empresarios Zoraida y Daniel, el actor Alejandro y la artista plástica Leila. Todos ellos disfrutaron de una hermosa infancia entre las comodidades de su hogar en el barrio porteño de Belgrano y los frecuentes viajes a las principales ciudades del mundo. Y han compartido la administración de la empresa familiar donde ella se destaca por la modernización en los diseños de la marca.

 

Extrañándote mucho @tinibarbier_

Una foto publicada por Juliana Awada (@juliana.awada) el

Juliana Awada y Mauricio Macri se conocieron tarde, pero se enamoraron rápido. Tanto es así que se casaron el 16 de noviembre de 2010 y sellaron para siempre su amor con la llegada el 10 de octubre de 2011 de su beba Antonia. Actualmente conviven en una casa de Barrio Parque. Pero para eso, ambos primero transitaron caminos muy zigzagueantes.

 

#vamosjuntos

Una foto publicada por Juliana Awada (@juliana.awada) el

Ella se casó cuando sólo tenía 23 años, tan apresurada como fugazmente, con Gustavo Capello. Luego, convivió por diez años con el conde belga Bruno Laurent Barbier, con quien, incluso, tuvo en 2003 a su primera hija, Valentina, pero, finalmente, se separó en 2010.

 

Cierre de campaña en Córdoba con @gmichetti , @mariuvidal y @elisacarrioarg

Una foto publicada por Juliana Awada (@juliana.awada) el

Por su parte, él también se casó tempranamente a los 22 años con Ivonne Bordeu, madre de sus tres hijos: Agustina, Jimena y Francisco. Luego se volvió a casar, esta vez, con la modelo Isabel Menditeguy. Ambas parejas le duraron diez años.

 

#Repost @mauriciomacri with @repostapp. ・・・ ANTONIA ME VOTA ;) Hoy a las 17.00 vamos todos en Facebook, Twitter, Instagram... #YolovotoaMM

Una foto publicada por Juliana Awada (@juliana.awada) el

Lo cierto es que la “hechicera”, como Mauricio llama cariñosamente a Juliana, intentará hacer lo imposible para que el jefe de Gobierno porteño se convierta en el próximo presidente.

La política desde la cuna

Malena, recorrido territorial.

Hija del ex secretario de Deportes, Fernando Galmarini. Hija de la candidata a intendente de San Isidro, Marcela Durrieu. Hermana del senador bonaerense, Sebastián Galmarini.

Candidata a concejal por el partido de Tigre. Secretaria de Política Sanitaria y Desarrollo Humano local. Y esposa del candidato a presidente Sergio Massa, Malena Galmarini es la mujer más política entre las posibles primeras damas.

Nació el 5 de mayo de 1975 en la localidad bonaerense de San Isidro, pero, desde que en el 2001 se casó con Sergio Massa, vive en el country Isla del Sol de la localidad vecina de Tigre.

Beso familiar durante la campaña.

Allí nacieron sus hijos Milagros, de 13 años, y Tomás, de 10 años. Los cuatro, unidos, se mostraron en familia en el cierre de campaña.

Afiliada a los 18 años al Partido Justicialista por convicción y politóloga por elección, Malena conoció a Sergio a través de la militancia política. Su mamá los presentó. Es que él trabajaba junto a Marcela Durrieu cuando se animó a invitarla a salir a su hija.

Ella, mientras tanto, militaba tanto en el colegio como en la universidad, hasta que en 1998 fue designada subdirectora de la Juventud del Gobierno Nacional durante la presidencia de Carlos Menem.
La más política de las tres posibles primeras damas, y hasta con un vocabulario futbolero, Malena Galmarini le hace el “aguante” a su marido Sergio Massa en su arduo camino para llegar a la Casa Rosada.