Menu Big Bang! News
La muerte de Nisman, una herida que no cierra y una investigación que deja dudas.

La muerte de Nisman, una herida que no cierra y una investigación que deja dudas.

Política Nada cierra

Lo que Nisman dejó: las diez incógnitas detrás de su trágica muerte

BigBang resumió los principales puntos que aún deben esclarecerse en la investigación que a un año de la muerte del ex titular de la UFI-AMIA deja serias dudas. ¿Homicidio, suicidio o suicidio inducido?

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

A un año de la muerte de Alberto Nisman, la investigación para determinar las causas de su fallecimiento no lograron comprobar si se trató de un suicidio o un homicidio. La aparición sin vida del fiscal en el baño de su departamento en las torres Le Parc, a horas de ir a declarar al Congreso para exponer las pruebas de su denuncia en contra de la ex presidente Cristina Kirchner por supuesto encubrimiento a Irán en la causa AMIA, despertó innumerables acusaciones cruzadas entre los personajes de una historia que aún no cierra.

BigBang resumió las diez incógnitas que todavía generan dudas acerca de la muerte del ex titular de la UFI-AMIA.

Alberto Nisman: el hombre cuya muerte conmovió a todo el país. 

1. Asesinato, suicidio o suicidio inducido

Los investigadores aún no lograron determinar si la muerte del fiscal se trató de un homicidio, un suicidio o un “suicidio inducido”. Hasta ahora la investigación que había llevado adelante Viviana Fein y que ahora conduce Fabiana Palmaghini descartó la hipótesis del homicidio, aunque analizan si Nisman pudo haberse suicidado de forma inducida.

La querella encabezada por la ex esposa de Nisman, la juez Sandra Arroyo Salgado, maneja sólo una opción: creen que a Nisman lo mataron.

2. Hora de su muerte

Todavía no se conoce con exactitud la hora de su fallecimiento. La investigación oficial determinó a través de los peritajes que el deceso se produjo entre las 08:00 y las 10:00 del 18 de enero de 2015.

La hora de la muerte del fiscal, una de las grandes dudas de la investigación.

Sin embargo, la querella tampoco pudo comprobar el horario de su muerte, ya que en el inicio de la investigación aseguraron que Nisman murió alrededor de las 20:00 del sábado 17 de enero, pero luego descartaron esa posibilidad.

Conocer el horario permite reconstruir los últimos movimientos del fiscal.

3. Pólvora en la mano

Hallar pólvora en las manos del fiscal es una prueba que permite determinar si fue un suicidio o no. Sin embargo, las pericias oficiales resultaron negativas. "Eran muy pocas las partículas de residuos que se levantaron en el lugar. Además, al ser un calibre 22 y no un arma de guerra, usualmente eso provoca que el barrido electrónico no arroje resultados positivos", explicó Fein.

El arma que terminó con la vida del fiscal Nisman. 

4. Espasmo Cadavérico

Otro de los puntos de conflicto más importantes entre la investigación oficial y la querella. Los peritos determinaron que la mano derecha de Nisman sufrió "un espasmo cadavérico", que es un signo físico que surge después de presionar el gatillo de un arma, el cual indicaría que el fiscal murió instantáneamente y determinaría el suicidio.

Miles de personas salieron a la calle un mes después de la aparición sin vida del fiscal. 

En la otra vereda, los peritos de Arroyo Salgado sostienen que hubo agonía debido a la gran cantidad de sangre que perdió Nisman, lo que acercaría la hipótesis de un homicidio.

5. Terceros en la escena

Nunca logró determinarse si alguien ingresó al departamento del fiscal durante las horas en las que murió. El propio cerrajero que abrió la puerta de servicio del departamento aseguró que la misma tenía la llave puesta del lado de adentro.

Los peritajes no pudieron comprobar la presencia de terceros en el lugar. 

Sin embargo, el exclusivo piso en el que vivía el fiscal tenía al menos tres accesos: la puerta principal, la de servicio y una especie de pasillo en donde se ubican los aires acondicionados y que se comunica con la vivienda continua.

6. Manchas de Sangre

Para la querella, las pisadas de sangre halladas en el departamento determinan que se alteró la escena del crimen. La respuesta de las autoridades oficiales es que se trató de las propias pisadas de los investigadores que analizaron la escena.

Las manchas de sangre generaron controversia en la querella. 

En sintonía, existen dudas acerca de las manchas de sangre encontradas en diversos sectores del baño como la mesada, la puerta y en las propias manos del fiscal. La ubicación de las manchas de sangre para la querella determina la posibilidad de que alguna persona le haya disparado al fiscal.

7. El arma

Otra cuestión a resolver es si el arma fue cambiada de lugar. Para los peritos oficiales el arma quedó ubicada debajo del hombro izquierdo de Nisman. En contraposición, la querella insiste en que otra persona fue la que colocó el arma en ese lugar.

La fiscal Fein estuvo en el ojo de la tormenta mientras lideró la investigación. 

8. ¿Movieron el cuerpo?

Los investigadores oficiales afirmaron que el cuerpo no fue modificado de posición dentro del cuarto de baño. Sin embargo la querella sostiene lo contrario.

En esta diferencia de criterios, los peritos oficiales determinaron que Nisman estaba de pie mirándose al espejo cuando se disparó, mientras que la querella sostiene que el fiscal estaba de rodillas sobre una sola pierna y en dirección hacia la bañera cuando le dispararon. En este último caso a Nisman si lo habrían movido de lugar.

9. ¿Borraron datos de la computadora del fiscal?

Nunca logró descartarse o afirmar si alguien ingresó a la computadora personal del fiscal y eliminó documentos importantes que tenían que ver con su denuncia. Tanto Palmaghini, como Arroyo Salgado, esperan los resultados de los informes desde Estados Unidos donde fueron enviados los aparatos para constatar si hubo una violación en los mismos.

Esperan los peritajes en EE.UU para saber si se borraron datos de la computadora del fiscal.

10. Cuentas bancarias en EE.UU

La aparición de una cuenta bancaria en la sucursal de Merrill Lynch, de Nueva York, sembró dudas sobre el vínculo de Nisman con Diego Lagomarsino, el técnico informático que fue una de las últimas personas en ver con vida a Nisman y quien le prestó el arma que terminó con su vida.

Lagomarsino figura como uno de los titulares de esa cuenta, cuyo apoderado es Nisman, junto a la madre del fiscal Sara y su hermana, Sandra.

Sospechas acerca de la verdadera relación entre Nisman y Lagomarsino. 

De este dato surgió una investigación paralela por lavado de dinero que está en manos del juez Claudio Bonadio y en la cual ya se llamó a declaración indagatoria a la madre y a la hermana de Nisman.