Menu Big Bang! News
Política Cómo están los panelistas hoy

Los ex panelistas de 678 dicen que tienen problemas económicos

BigBang dialogó con cinco integrantes de la emisión kirchnerista para conocer su presente laboral. Aseguran tener dificultades económicas, desmienten haber cobrado sueldos altos y apuntan contra el macrismo por su salida de la TV Pública. Las particulares actividades para ocupar el tiempo libre. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Bajo la consigna “vamos a volver”, la luz roja de la cámara se apagó y con ella, el fin de siete años ininterrumpidos de un ciclo televisivo tan kirchnerista como polémico. A las 22:48 de la calurosa noche del 23 de diciembre, en las vísperas de la navidad, 678 desapareció de la pantalla con la esperanza de retornar pronto a la televisión, sueño que al menos por ahora es tan sólo eso, un deseo.

Por estos días, los ex protagonistas de la emisión "K" tienen por delante un nuevo desafío: reinsertarse en el mercado laboral tras haber defendido a capa y escapa el modelo que impulsó Néstor y Cristina Kirchner. Aunque el escenario no asoma sencillo ya que, según cuentan, “están estigmatizados”.

En diálogo con BigBang, cinco de los ex integrantes de 678 brindan detalles de su actualidad laboral y las actividades que realizan para ocupar su tiempo libre. Las dificultades para conseguir un nuevo trabajo, los mitos sobre sus sueldos y el impacto de la inflación en el bolsillo: algunos aseguran tener dificultades para llegar a fin de mes.

Dante Palma

Tras su salida de 678, Palma se abocó de lleno a sus clases en la Universidad de Buenos Aires (UBA) como profesor de Filosofía, actividad que se suma a su doctorado en ciencias políticas que brinda en la Universidad de San Martín. Su cátedra, "Filosofía, lenguajes y comunicación", es una de las materias centrales de la carrera y desde allí se estudia desde Platón a Jorge Luis Borges. Además, Palma trabaja sobre sus libros, en especial sobre el concepto de "paradigma" de Thomas Kuhn, evocando a su padre, el epistemólogo Dante Palma.

Palma en acción. El panelista extraña la rutina de participar en 678. 

Palma era una de las voces más influyentes y reconocidas de la emisión “K”, pese por estas horas su voz está lejos de los micrófonos o la pantalla chica. Su vínculo con los medios se sostiene por sus columnas en la Revista 23 y en el sitio Infobaires24. Es por ello que sueña y desea con volver pronto al ruedo.

“Estoy abierto a las posibilidades que haya. Son espacios (TV y radio) que me gustan y que hay que ocupar”, explicó sin antes referirse a su presente laboral: “Continuo con la vida universitaria, eso es lo que estoy haciendo”.

Durante su estadía en la TV Pública, 678 recibió grandes cuestionamientos por los salarios que recibían sus panelistas, los cuales, según distintas publicaciones periodísticas alcanzaron cifras astronómicas. Palma aclara y da números. “Yo cobraba 21 mil pesos, un sueldo que para la TV era bajo, por lo que no contar con ese ingreso no me resulta una suma incompensable. Mantengo mi austero ritmo, si bien antes tenía otros ingresos, no era un sueldo que me cambiara la vida”, explicó.

Palma reveló su sueldo y aseguró que su estilo de vida no cambió. 

El ex panelista aclaró que no tiene novedades en torno al posible regreso del programa y mencionó que lo que más extraña es “el día a día de trabajo con sus compañeros”.

Carlos Barragán  

En el último programa, fue el encargado de agradecer uno por uno a los integrantes del programa que no salen en cámara. “Muchísimas gracias por los mejores días, ustedes saben cuáles son”, lanzó antes de que la cámara se apague.

Al conductor se mostró preocupado por su presente laboral. 

El ex conductor de 678 fue uno de los integrantes que más preocupado se mostró en torno a su futuro laboral. “Es la primera vez en años que no tengo trabajo”, confiesa, al tiempo que aclara que espera por la concreción de un proyecto de radio que prefirió reservar para su intimidad. “Así no lo quemamos”, explicó a este sitio.

Según cuenta, la negativa de nuevas oportunidades laborales lo asusta. “Tengo miedo que no se dé”, manifestó el humorista que para ocupar su tiempo volverá al ruedo con el conocido show de “La tonina del tango” para el cual ya ensaya.

Barragán contó que espera la concreción de un proyecto de radio. 

El guionista de radio contó las dificultades económicas que vive por estos días ante la ausencia del salario del programa. “Se siente en el bolsillo, y se siente muy raro, nunca deje de tener laburo, cada año he tenido más trabajo que el anterior y ahora no tener nada me pone mal”, se lamentó.

Su ciclo en radio nacional culminó con la llegada del macrismo al poder, en lo que fue otro duro golpe a su economía personal. Y para Barragán, su falta de trabajo tiene que ver con las diferencias que mantiene con la actual gestión. “Creo que quedamos muy deslegitimados desde (Hernán) Lombardi hasta el propio Macri, que nos tratan de corruptos, fanáticos, mercenarios, pero sobretodo con acusaciones de violencia”

Y agregó: “Hay que sumar a todo esto la manera en que el Gobierno está tratando el tema de las pautas que funciona como una extorsión. Les dicen a las emisoras, ´si lo contratas a tal, no te vamos a poner pauta´”.  

Al igual que Dante Palma, el periodista espera el ansiado regresó del programa, que como él mismo definió, se trató de los “mejores días”.

Jorge Dorio

Lejos de las cámaras, Dorio encontró en el remo una actividad para despejar su mente y pensar en el futuro. Sí, el periodista se anotó en “Puro Remo”, escuela de este particular deporte acuático con el fin de “moverse mientras espera la llegada de un nuevo trabajo”. Si el clima lo permite, comenzará a tomar clases en los próximos días en el exclusivo barrio porteño de Puerto Madero.

Dorio comenzó una actividad acuática para "despejar su mente". 

El domingo pasado comenzó en radio Nacional el ciclo “El eslabón perdido”, un programa grabado que se emite durante la madrugada, horario que el propio Dorio definió como el prime time de “los médicos de guardia”.

La situación no lo desespera y cuenta que ya vivió esta situación en el pasado, aunque aclara que teme por una posible “estigmatización” debido a su participación en 678. “Conozco gente y espero que aparezca alguna cosa, tengo un par de proyectos lindos, por ejemplo no sé que va a pasar con el canal Encuentro, así que estoy esperando”.

Al igual que sus compañeros, Dorio también se reguarda ante la posibilidad de que la vida no le vuelva a dar otra chance en los medios y retomó un antiguo proyecto postergado en el que aspira a terminar un libro de poemas en los próximos meses. “Se va a llamar la ´Evolución de Octubre´ y es un ensayo de historia política”, cuenta.

Como todos, el conductor baraja distintas opciones laborales, entre las que mencionó la posibilidad de volver a dar clases en la facultad, actividad que no realiza desde hace 20 años. “Soy mucho mejor enseñando que manejando un taxi”, bromea. Por ahora el remo lo espera con los brazos abiertos.

Mariana Moyano

La periodista y docente de la UBA fue sin dudas la integrante del programa que más preocupada se mostró en torno a su futuro laboral y resumió su actualidad económica con una contundente frase: “No sé cómo voy a pagar las cuentas, estoy sola con una nena y la verdad esto me duele”.

Moyano aseguró que "no sabe cómo llegar a fin de mes". 

Moyano no dudó en afirmar que desde el macrismo bajaron su nombre en distintas postulaciones laborales. “Me habían ofrecido una buena posibilidad de hacer unas cosas en un par de radios, y sé que desde el Gobierno, con sutileza, recomendaron no contratarme”. Y agregó: “Me parece que es grave porque nunca escuché que prohiban gente”.

Al igual que sus compañeros, la periodista cuestionó a quienes afirmaron que los integrantes del programa ganaban sueldos altos. “Sobre nosotros se instalaron cifras que supuestamente ganábamos y si eso hubiera sido cierto tendría un colchón económico para tirar unos años sin laburar”, contó.

El posible regreso del programa a la televisión es una opción que Moyano observó “como lejana”, aunque destacó que “un programa así en estos momentos sería fundamental, para trabajar con el archivo”.

Edgardo Mocca

El politólogo era una de las voces más serias del programa y hoy, lejos de 678, se prepara para comenzar su cuatrimestre en la carrera de Ciencias Políticas de la UBA mientras continúa en el diario Página 12. Este frente laboral es el que hoy le brinda ingresos, dinero con el que asegura “vive el día a día”.

El periodista dijo que "algunos creían que ganaban sueldos astronómicos". 

Es que para Mocca, “algunas personas creían que ganábamos cifras astronómicas”, situación que según explicó “está lejos de la realidad”.

El ex integrante del panel, reiteró su deseo de volver a los medios para “garantizar la pluralidad de voces”. En ese sentido, resaltó que busca “recuperar su trabajo” para lograr una de sus metas: “Quiero que un sector del kirchnerismo recupere su espacio”.

Mocca no dudó en afirmar que extraña el programa y la conexión con un sector de la sociedad. “678 tenía una audiencia afectiva, extraño hablarles”, cerró el periodista en sintonía con los dichos de sus ex compañeros, que lejos de las cámaras esperan el ansiado retorno del programa ultrakirchnerista. Sin embargo, se trata de una vuelta que por ahora parece estar lejos.