Menu Big Bang! News
Política Afuera de la función pública

Los funcionarios "K" que deberán buscarse un trabajo

La mayoría de ellos hace más de 16 años que viven del Estado y en diciembre, por primera vez, quedarán afuera de esa red protectora. Las trayectorias políticas.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Más allá de los resultados del domingo 25 y del ballotage que se realizará en próximo 22 de noviembre, ya exsite una nómina de personas que por estas horas, más allá de que continúen con obligaciones hasta el 10 de diciembre, deberán pensar en su futuro.

Aníbal sugirió que dará “un paso al costado”.

Tal es el caso de jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, quien al ser derrotado en la elección a gobernador bonaerense corre el riesgo de tener que dedicarse a buscar un trabajo por primera vez en su vida.

Aníbal, de 58 años, vive de la función pública desde diciembre de 1991 cuando asumió la Intendencia de Quilmes que dejó en manos Federico Scarabino en 1995. Luego pasó 6 años trabajando de contador en el estudio quilmeño de su amigo, José Luis Meiszner, quien manejó los destinos del club barrial y hoy ejerce en la AFA.

En Pinamar. con amigos.

En enero de 2002, en plena crisis de los cinco presidentes, finalmente Eduardo Duhalde lo rescató y lo nombró como su secretario general de la Presidencia hasta mayo de 2003, cuando el presidente electo Néstor Kirchner lo puso al frente del ministerio del Interior. En estos doce años de kirchnerismo, Aníbal además fue ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos , en 2007.

Ocupó varios cargos en diferentes gobiernos.

Luego reemplazó a Sergio Massa al frente de la jefatura de Gabinete de Minsitros , en 2009, y en 2011, asume  como Senador electo por la provincia de Buenos Aires hasta 2014.

En febrero de ese año Cristina lo vuelve a convocar para reemplazar a Oscar Parrilli en la Secretaría general de la Presidencia, luego CFK lo puso al frente de la secretaría general de la presidencia, cuando Oscar Parrilli pasó a la Agencia Federal de Inteligencia, en diciembre de 2014. Sólo estuvo tres meses, ya que ante la renuncia de Jorge Capitanich a la jefatura de Gabinete, Aníbal, volvió a ocupar ese cargo en el que seguirá hasta diciembre de este año.

El, por lo visto no se hace problema ya que ya se anticipó en declarar que “tiene dos profesiones para ejerecer”: una es la de contador, y otra que obtuvo durante el mandato kirchnerista, la de abogado.

Un pasado polémico.

Otro que ya piensa en su futuro es el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, quien luego de rechazar el ofrecimiento de la presidenta para ir por la candidatura a gobernador bonaerense, no se le vislumbra un destino cierto en la política que vendrá. Randazzo, quizá, forme parte de los que deban hacerse cargo de la derrota bonaerense. ¿El habría perdido en esa disputa contra María Eugenia Vidal?.

Randazzo militante

Nadie lo sabe, lo cierto es que para la opinión pública y el votante, quizá era un candidato más potable que Aníbal Fernández. Randazzo también hace más de 12 años que vive de la función pública. Contador de profesión, tiene una larga trayectoria en el peronismo bonaerense ya que ocupó la jefatura de Gabinete del gobierno de Felipe Solá por un años, entre 2003 y 2004, para luego pasar a ocupar el cargo de ministro de Gobierno hasta el 2007.

Al calor del poder.

En diciembre de ese año Cristina le tomó juramento como ministro del Interior a la que luego se le adicionó la secretaría de Transporte. Randazzo es de Chivilcoy y aunque no volverá a su pago, sus campos estarán en buenas manos.

Timerman quiere volver al periodismo.

Héctor Timerman ya dejó en claro que, de ser posible, le gustaría recalar en Uruguay para, desde allí, intentar retomar el periodismo. El hijo del célebre Jacobo Timerman fue, en el comienzo del kirchnerismo en el poder, uno de los laderos de Elisa Carrió en el partido de centro izquierda ARI (Alianza para una República de Iguales) y hasta llegó a ser candidato.

Sin embargo en cuanto se pronunció a favor de los lineamientos kirchneristas, allá por 2004, el ex presidente lo nombró Cónsul General en Nueva York., y más adelante, en 2008, reemplazó a José Octavio Bordón al frente de la Embajada Argentina en Washington. En 2011, para su segundo mandato, Cristina lo nombró Canciller tras la renuncia de Jorge Taiana.

Julio Alak, ex intendente, y funcionario de vieja data.

LLeva 24 años viviendo del erario público: es el abogado Julio Alak, quien está al frente del ministerio de Justicia y Derechos Humanos, desde el 8 de julio de 2009. Pero antes, Alak estuvo (2008-2009) al frente de Aerolíneas Argentinas, hasta que arribaron los muchachos de La Cámpora a la compañía.

Aunque todos estos años ha pasado casi desapercibido, se lo podría señalar como uno de los Barones del Conurbano, ya que ejerció la intendencia de la ciudad de La Plata por, nada más ni nada menos, que 16 años. Llegó allí en 1991, apoyado por Eduardo Duhalde y fue reelecto hasta diciembre de 2007. También deberá buscarse alguna ocupación, aunque después tantos años en la política no se descarta que algún viejo compañero le tire algún hueso.

Débora Giorgi, incondicional al poder.

Después de ejercer 16 años los cargos públicos y atravesar casi todo el espinel de la política, desde el radicalismo de De la Rúa pasando por el duhaldismo y recalando en el kirchnerismo de Néstor y después de Cristina, la economista Débora Giorgi deba volver a trabajar a la actividad privada. Es probable que la consultora que fundó por 1989, Alpha Estudio de Economía y Negocios, ya no exista. Y a ciencia cierta no se sabe como está hoy su relación con el economista Javier González Fraga para quien trabajó alguna vez.

Cercana a CFK.

Sin embargo, tras ocupar (1999-2002) la secretaría de Industria, Comercio y Minería, con Fernando De la Rúa en la presidencia; luego a dirigir el CENI (Centro de Estudios para las Negociaciones Internacionales); el ministerio de Asuntos Agrarios y Producción bonaerense, bajo las gobernaciones de Felipe Solá, primero, y Daniel Scioli, más tarde y finalmente, desde 2008, el ministerio de Industria, debe haber cultivado una red de contactos y negocios que le harán la vida un poco más fácil a partir del 10 de diciembre.

Alicia Castro

Tampoco esta claro si la embajadora Alicia Castro, retomará su puesto de azafata o bien su cargo en el gremio que la hizo famosa y combativa al frente de la Asociación Argentina de Aeronavegantes. Lo cierto es que la ex militante del FrePaSo después devenida en diputada electa en 1997, en la lista que encabezaba Graciela Fernández Meijide, cargo por el que fue reelecta en 2001, integrando la lista del Polo Social, que orientaba el Padre Luis Farinello, dejará de caminar con gastos pagos por las calles de Londres, como antes lo hizo en Caracas, Venezuela.

La embajadora, con quien el comandante Hugo Chávez llegó a mantener una íntima relación de amistad, también deberá buscar una forma de vida, aunque sobrevivirá con la jubilación de azafata y la de embajadora. Lo cierto es que retornará a ocupar su departamento del exclusivo edificio Kavanagh, en retiro.

Otro que volverá a patear las calles porteñas, y más precisamente, las del barrio de San Telmo, donde está su hogar, será el multisecretario, ahora devenido en agregado comercial en Roma, Guillermo Moreno. Quizá deba recorrer los pasillos de tribunales, por causas que aún mantiene abiertas.

Guillermo Moreno, un símbolo K.

Y no hablar de los ministros Lino Barañao, de Ciencia y Técnología, y de Alberto Sileoni, de Educación, quienes es probable que disfruten de la excepción de poder caminar por las calles sin ser reconocidos. Lo que para lo que viene, en principio, no parece ser poca cosa.