Menu Big Bang! News
Política POLÉMICA EN ALZA

Los movimientos sociales le responden a Patricia Bullrich

El anuncio de la ministra de Seguridad tuvo su respuesta. La acusaron de intentar minimizar los reclamos de las últimas semanas.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La polémica en torno a los piquetes y la decisión aparentemente firme del Gobierno nacional de salir a actuar en estos casos sigue dejando tela para cortarFueron varias las voces que se alzaron al respecto desde distintos sectores, manifestando su posición al respecto.

Daniel Menéndez, el coordinador nacional de Barrios de Pie. 

Uno de ellos fue el coordinador nacional de Barrios de Pie, Daniel Menéndez, quien tildó hoy de “irresponsabilidad enorme” a las declaraciones de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien sostuvo que el gobierno nacional va a “actuar” ante cortes y protestas, lo que puede “tener ciertas consecuencias” y consideró que “es erróneo abordar la problemática social como si fuera un problema de seguridad”.

“Una funcionaria pública debería hacerse cargo de las decisiones que toma, no puede dejar este margen de incertidumbre ante un tema tan sensible como es el manejo del espacio público. Es erróneo abordar la problemática social como si fuera un problema de Seguridad. Las amenazas y subestimar los reclamos, no son conductas que ayuden a mejorar la situación”, agregó el dirigente a través de un comunicado.

“Somos conscientes de que todo reclamo termina en una situación de malestar, y por eso cuando hacemos cortes siempre dejamos carriles libres”, explicó Menéndez, quien pidió poner en la balanza “la desidia del gobierno a la hora de resolver los problemas de los que menos tienen”.

"Cuando hacemos cortes siempre dejamos carriles libres", explicó Menéndez. 

“Ejemplo claro de ello es la ley de Emergencia Social, que a pesar del gran consenso que generó, el gobierno tardó cuatro meses en reglamentarla”, sumó.

“Hay un escenario social muy complicado del cual el Gobierno debe hacerse cargo con urgencia. La pobreza no es un problema sólo de los sectores humildes, es un problema de la sociedad en su conjunto y por eso deseamos establecer canales de diálogo con el gobierno que se traduzca en verdaderas políticas de fortalecimiento del empleo para frenar la pobreza y la indigencia”, remató Menéndez.

Por su parte, el titular de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Juan Carlos Alderete, opinó que “si el Gobierno plantea esto y lo comienza a ejecutar se va a equivocar, porque hay compañeros que en la desesperación están dispuestos, sin pelearse con nadie, a salir a reclamar por sus derechos”.

El titular de la Corriente Clasista y Combativa, Juan Carlos Alderete. 

Al ser consultado por la radio on line Futurock, Alderete señaló que “el Gobierno debería preocuparse más en cómo resolver los problemas que tiene la gente antes de preocuparse por quiénes salen a movilizarse”.

El titular de la CCC cuestionó que el gobierno “en vez de preocuparse de cómo implementar la ley de Emergencia Social, aplicada por consenso el 14 de diciembre, debería mirar la situación social. Lo que nosotros pedimos es trabajo”.

En referencia a la ministra de Seguridad expresó que “la conocemos de cuando era ministra de Trabajo y sabemos bien lo que hemos planteado en el 2001 cuando tuvo que venir a negociar aquí a La Matanza. Si el Gobierno plantea esto y comienza a ejecutar se va a equivocar, porque hay compañeros que en la desesperación están dispuestos, sin pelearse con nadie, a salir a reclamar por sus derechos”.  

“La realidad que tenemos es que se ha agudizado enormemente el problema. Lo vemos en las changas: cuando la economía viene mal las changas se terminan. Es muy triste en familias donde los chicos se van a dormir sin tomarse aunque sea una taza de té”, concluyó.

Desde el sindicalismo, en tanto, el cosecretario general de la CGT, Héctor Daer, cuestionó hoy el protocolo antipiquetes porque podría generar “una guerra de pobres contra pobres” y, como “ningún protocolo puede esconder las desigualdades que cada vez son más grandes”.

Héctor Daer, integrante del triunvirato que conduce a la CGT. 

“El camino es otro: no atacar el piquete sino las razones por las que se llegan a que este exista”, agregó Daer, quien en diálogo con radio El Mundo, Daer afirmó que el gobierno “mira el tema (de las protestas callejeras) en términos del estado anímico de la población y sobre todo de quienes se perjudican con este tipo de piquetes”.

Y si bien estuvo de acuerdo en que “algunos son totalmente sobredimensionados, otras marchas ni siquiera habría que llamarlas piquetes, porque lo que hacen es visibilizar las grandes desigualdades que tiene nuestro país”.

Daer consideró también que “cuando se quieren deslegitimar los reclamos, lo que se hace es poner en tela de juicio la representatividad y decir siempre que hay un tema subyacente, que se los quiere perjudicar, pero la realidad es que nosotros hemos demostrado a lo largo de este tiempo responsabilidad ante todo; pero somos representantes de un sector que es el que más padece los vaivenes de la política”.

El dirigente gremial recordó que “el año pasado la CGT estuvo facultada para llevar adelante una medida de fuerza; consecuencia de eso el Gobierno llamó al diálogo, fuimos a dos, con dos acuerdos que fueron incumplidos por los empresarios y que el Gobierno tampoco hizo nada para que se cumplieran”.

“Después de una innumerable cantidad de despidos, hicimos una marcha y la planteamos como el primer paso para que el Gobierno comprenda que hay determinado rumbo que está perjudicando a vastos sectores de la población; pero no se tomó dimensión de la marcha y el pedido de rectificación de políticas. En consecuencia, vamos a un paro de actividades el 6 de abril”, completó Daer.

Asimismo, desmintió rumores que circularon sobre negociaciones previas a la marcha del 7 de marzo entre funcionarios del gobierno y los dirigentes gremiales al sostener que “no hubo ningún llamado, y fuimos coherentes con lo que habíamos planteado, que es hacer una marcha y esperar que el gobierno rectifique, y si no lo hace, hacer una medida de fuerza”, expresó.

La que se mostró en desacuerdo con los cortes de calle fue la fundadora del comedor "Los Piletones", Margarita Barrientos, quien en diálogo con el programa "Viale 910" de Radio La Red, expresó que "todos tenemos derecho de reclamar, pero también está el derecho del otro que quiere llegar a su trabajo". "Ojalá que alguna vez se terminen los piquetes y que tengamos un lugar a donde ir a reclamar y que nos den soluciones", agregó.

Y, con respecto a si mandaría a intervenir a las fuerzas de seguridad, explicó que "yo no sé si mandaría a la policía, porque siempre el que termina golpeado es el policía". "Hay derecho y respeto, yo creo que se ha perdido profundamente el respeto por el otro", concluyó al respecto. 

Vale recordar que Bullrich afirmó que “la Gendarmería y las fuerzas policiales van a actuar como se actúa en cualquier parte del mundo, dispersando” y que “esa dispersión puede implicar una consecuencia”.

“Vamos a actuar. Cuando actuemos no entremos en la paranoia de la Argentina”, añadió la ministra, quien aclaró que “actuar con decisión puede tener ciertas consecuencias, pero esas consecuencias no significan que vaya a haber un muerto”.

Bullrich, destacó la responsabilidad que le cabe a las fuerzas de seguridad de cada distrito en garantizar el “orden público local”, y reafirmó que tanto el gobierno porteño como el nacional comenzarán a actuar “de manera lógica, paso a paso”, frente a las protestas que obstaculicen el tránsito en el ámbito de la ciudad y en las rutas federales.

Además, sostuvo que, con la transferencia de la Policía Federal a la ciudad de Buenos Aires, “se terminó de armar un sistema de seguridad que tiene dos pisos”.

Bullrich se refirió a qué fuerza debe intervenir de acuerdo al lugar donde tenga lugar el corte. 

“Esas policías -en referencia a las 23 provinciales más la porteña- tienen que hacerse cargo de todo lo que hace a la seguridad, incluido el orden público local, y las fuerzas federales de todo lo que hace al orden público como la autopista Ezeiza, la Panamericana, la ruta 3 o distintos lugares que son autopistas federales, cuando tienen fuerzas de seguridad cerca”, explicó la funcionaria.

“Paso a paso, de manera lógica, vamos a empezar a actuar la ciudad de Buenos Aires en la ciudad de Buenos Aires y nosotros en las rutas federales”, explicó la funcionaria al responder preguntas de ciudadanos vía Periscope.