Menu Big Bang! News
Política Recambio

Los radicales se diferencian de Macri y sólo Sanz respalda los jueces por decreto

El ex titular del radicalismo Ernesto Sanz respaldó los nombramientos por decreto, pero Ricardo Alfonsín y Gil Lavedra cuestionaron la forma en se hicieron las designaciones.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Los dirigentes radicales no terminan de ponerse de acuerdo con la decisión de Mauricio Macri de designar a dos jueces de la Corte Suprema por decreto, aunque la mayoría de las voce los cuestionan. En solitario, el ex senador Ernesto Sanz, a quien se había mencionado ministro de Justicia, respaldó la medida porque "tiene derecho a construir fortaleza".

"La Constitución lo habilita absolutamente al Presidente", dijo Sanz al referirse al decreto 83/2015, publicado hoy en el Boletín Oficial, que nombra como jueces en comisión para la Corte Suprema a Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz. Sanz sostuvo que "no es cierto" que el artículo 99 inciso 19 de la Constitución Nacional, invocado en el decreto aludido, "sea para algunos casos sí y para otros casos no".

"Tan cierto es que vale para todos, que el presidente (Raúl) Alfonsín utilizó este mecanismo en caso de jueces federales. Es cierto que nunca hubo un antecedente similar en jueces de la Corte, pero alguna vez tenía que ser la primera”, argumentó.

Además, Sanz tuiteó que "el presidente eligió dos distinguidos juristas, intachables" y agregó que "su decisión es legítima, legal, constitucional, necesaria y a pedido de la Corte" y agregó que "hay un argumento político: el Presidente decidió no convocar a sesiones extraordinarias, por distintas razones, y una de las razones políticas es que hay que construir consensos políticos parlamentarios que todavía no están construidos”

Para Sanz, "al Presidente lo van a juzgar por la mayor o menor capacidad de gobernabilidad que tenga y esto es un atributo de la gobernabilidad, absolutamente legítimo, legal y constitucional”.

En este marco, opinó que, "con un Congreso adverso y después de doce años de haber copado el Estado otro modelo político, hay tres cosas que un presidente no puede sufrir en los primeros tiempos de su gobierno: un fallo de la Corte en contra, una votación en contra en el Congreso o el rechazo de algún acuerdo y la otra es un paro general sindical, porque se podrían ver como un síntoma de debilidad”.

En cambio, el diputado radical Ricardo Alfonsín criticó hoy la designación por decreto presidencial y dijo que "la manera, aunque sea legal, deja mucho que desear en términos de legitimidad republicana y política".

A través de su cuenta en la red social Twitter, Alfonsín aclaró que la medida es "legal" pero la consideró contraria a los valores republicanos.

"¿Actos como estas designaciones en la Corte son los que aconsejan valores republicanos esenciales o más bien los contrarían?", se preguntó el diputado.

"Nada tiene que ver la calidad de las personas designadas, a las que, desde todo punto de vista, considero intachables", concluyó.

A su vez, el jurista, ex juez de la Cámara Federal y ex diputado naciona Ricardo Gil Lavedra, sostuvo que el nombramiento por decreto de los dos jueces genera un "precedente muy funesto" a futuro.

"La norma constitucional que se utilizó es insostenible frente al alcance que tiene el principio de independencia de los jueces", señaló el ex integrante del tribunal del Juicio a las Juntas en diálogo con radio Uno.

El dirigente radical Gil Lavedra se mostró sorprendido por la decisión del presidente Mauricio Macri y sostuvo que si bien se puede entender "en términos políticos de la conveniencia de completar la Corte, y de no someterse a ninguna negociación en el Senado", la medida es "insostenible".

"Esos jueces no son independientes, están a tiro por decreto", opinó el político radical y -aunque reconoció su amistad con uno de los magistrados- estimó que serán "dos jueces de Macri, dependen él en su designación como en su remoción". Se preguntó "qué necesidad hay" de tomar esa medida cuándo "el receso no era sólo para el Congreso sino también para la Corte".