Menu Big Bang! News
Política El otro ballottage

Lousteau sorprendió en la villa 31 y ganó cómodo con el 60%

El líder de ECO obtuvo una resonante victoria en las urnas del barrio de Retiro. En las dos escuelas habilitadas para emitir el sufragio obtuvo 1116 votos contra 751 del candidato del PRO, Horacio Rodríguez Larreta. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Martín Lousteau no es el nuevo jefe de Gobierno porteño pero obtuvo buenos números en la Capital Federal. Además de imponerse en 9 de las 15 comunas, el ex ministro de Economía parece haber generado simpatía con los sectores de clase baja. Por ello le fue muy bien ayer en la villa 31, según datos oficiales: obtuvo el 59,77% contra el 40,22% del PRO. 

La villa 31 inclinó su voto hacia el líder de ECO, Martín Lousteau.

El ex ministro de economía del gobierno de Cristina Kirchner se impuso en la villa 31 de Retiro. En las dos escuelas habilitadas para recibir al electorado, obtuvo 1116 votos contra los 751 del electo jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Horacio Rodríguez Larreta de visita en la villa 31. La gente no lo respaldó. 

El volumen de participación de los votantes en la Capital Federal fue menor a lo esperado y el fenómeno parece haberse trasladada a la villa 31. De los 19.727 ciudadanos habilitados para votar, sólo concurrieron a las urnas 1867.

La escuela 25, Bandera Argentina y el establecimiento educativo Carlos Mugica abrieron sus puertas a un nuevo proceso democrático en el barrio, un sector históricamente cercano al peronismo y en el cual el Frente Para la Victoria realizó una aceptable performance en las elecciones generales del 5 de julio.

El ex candidato porteño del kirchnerismo, Mariano Recalde sacó su mayor porcentaje de votos en la ciudad: 51,2 por ciento; seguido por el PRO, con 30,6 por ciento, y muy por delante del 12,3 por ciento de Lousteau.

La victoria de Lousteau sorprende, a su vez, debido a que en las últimas elecciones se registró un incremento en la intención de voto del PRO, aunque esta vez los vecinos de uno de los barrios más carenciados de la Ciudad parecen haberle dado la espalda al espacio que continuará al frente de la Capital por cuatros años más.