Menu Big Bang! News
Política En Twitter

Macri felicitó "a todo el equipo" y Vidal celebró la "lucha contra el narcotráfico"

El presidente y la gobernadora bonaerense agradecieron el “trabajo” conjunto de las fuerzas nacionales y provinciales en la cacería.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Mauricio Macri agradeció el trabajo conjunto de las fuerzas de seguridad. “Felicito a todo el equipo por la captura de los prófugos”, escribió en Twitter.

Mientras se recupera de la fisura del arco posterior derecho de su décima costilla, el presidente recordó que la lucha contra el narcotráfico era uno de sus tres ejes de campaña, “una tarea que nos tiene que comprometer a todos. Queda mucho por delante”.

Por su parte, María Eugenia Vidal también se sumó a Twitter para dar sus primeras impresiones sobre los trece días de fuga de los tres condenados por el Triple Crimen de General Rodríguez: “Hoy dimos el primer paso en nuestra lucha contra el narcotráfico y la corrupción”. La gobernadora felicitó a las fuerzas de seguridad de Buenos Aires, Santa Fe y la Nación por el “trabajo en equipo”.

La cacería final

Cayastá, 82 km al norte de Santa Fe capital. En está zona rural pesquera fue donde finalmente la cacería terminó. Es que Martín y Cristián Lanatta y Víctor Schillaci continuaban su fuga arriba de una camioneta Amarok blanca, ploteada para parecer de la Gendarmería, hasta que volcaron en un pastizal cercano a esa localidad.

Golpeado, rapado y de verde, así está hoy un irreconocible Martín Lanatta luego de trece días de fuga.

De madrugada, a pie y golpeados, los tres condenados por el Triple Crimen intentaron continuar con la huida atravesando un campo de, casualmente, la secretaria de Gobierno de Cayastá, Viviana Busti. “Caminaron por el medio del campo, entraron a una casa y robaron otra camioneta”, reveló la funcionaria municipal en Radio Mitre.

Sin embargo, la reciente inundación en el Litoral por la crecida del Río Paraná imposibilitó que los tres hombres más buscados de la Argentina pudieran continuar camino en la nueva camioneta. Allí fue cuando, agotados, se acercaron hasta un campo para pedir agua.

Golpeados por el choque y cortados por atravesar plantas cortaderas, la Policía de Sante Fe aprovechó el impensado error de los hermanos Lanatta y Schillaci para finalmente detenerlos.