Menu Big Bang! News
Michetti volvió a la cumbre política.

Michetti volvió a la cumbre política.

Política La trastienda sobre la decisión

Michetti íntima: cómo llegó a ser otra vez la elegida de Macri

La trama secreta detrás del anuncio de hoy. De la fórmula ganadora de 2007 al distanciamiento por su “rebeldía” al competir con Rodríguez Larreta. Cómo fue la reconciliación de dos “amigos del alma”. El mensaje que le mandó a su círculo íntimo y la competencia interna con Marcos Peña.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

“Paz, les pido paz y tranquilidad”. Gabriela Michetti respondió durante toda la semana con la misma frase a quienes le consultaban sobre su candidatura. Intentó en esta semana minimizar lo que, a ciencia cierta, era una gran posibilidad: que sea la elegida por Mauricio Macri.

Lo cierto es que Michetti volvió a quedar en el centro de la escena política. Y en un momento clave para el PRO, tras la decisión del Gobierno de imponer a Carlos Zannini como vice de Daniel Scioli.

Michetti, en campaña.

A pesar de que en diciembre había expresado su negativa a acompañar al jefe de Gobierno porteño, y en enero le planteó que prefería ir como pre candidata a jefa de gobierno, Michetti volvió a repensar su futuro político luego de la derrota en la interna con Horacio Rodríguez Larreta.

De todas maneras, Macri quedó impresionado con la reacción de la senadora tras ser derrotada. No sólo no criticó al espacio, sino que se subió al escenario ese día, elogió al partido y al líder del PRO y, luego, decidió hacer campaña con Larreta en la Ciudad.

Michetti vota en las PASO. Perdió esa elección pero retomó la confianza de Macri.

Se lo expresó el día de las PASO en el búnker del PRO pero también se lo repitió, semanas después, en privado: “Gabriela estoy impresionado por tu actitud”.

En ese marco, Michetti decidió irse de vacaciones 10 días con su novio a Chile. Allí disfrutó del desierto del país trasandino alejada de “la rosca política”: hasta apagó el teléfono celular y se desconectó. A su regreso se encontró con un escenario distinto: su nombre había regresado a los rumores sobre un vice.

Tras esa campaña se reconcilió con Macri: volvieron a reencontrarse desde lo personal. En privado, Gabriela asegura que tienen una “amistad entrañable” y considera al jefe de Gobierno como una suerte de “hermano del alma”.

Gabriela, con su amigo y ministro de Cultura, Hernán Lombardi.

La misma fórmula de 2007

Hace dos semanas, en la oficina que tiene Macri en la flamante sede comunal en Parque Patricios, los dos a solas, el líder del PRO le expresó que estaba pensando en que sería una buena idea reflotar la idea del binomio que ganó la Ciudad en 2007 y que, luego, ganó todas las elecciones en las que se presentaron uno y otro.

Uno de los festejos de la dupla.

“Gabi, no te voy presionar, pero quiero que sepas que sigo viendo en vos las cualidades para que me acompañes. Pensalo”, le dijo, palabras más, palabras menos, el jefe comunal. “Mauricio yo voy a estar donde se me necesite”, le respondió Michetti.

“Mauricio, voy a estar donde se me necesite

A partir de allí, la relación volvió a ser estrecha: mensajes de texto y blackberry Messenger, recomendaciones y bromas.

En el círculo íntimo de Michetti fueron enfáticos: “Gabriela no podés rechazar esta oferta nuevamente”, le dijo uno de sus asesores de mayor confianza. Ella, conocedora del comportamiento del jefe de Gobierno, no le volvió a sacar el tema.

Michetti y Juan, su novio.

Por el contrario, decidió a esperar la decisión. Mientras su competidor, el secretario general, Marcos Peña, lanzaba toda clase de versiones sobre una supuesta decisión favorable a su persona, Michetti decidió enviar un mensaje generalizado: “Si Mauricio me lo pide, voy a aceptar. Pero dejen que Marcos siga diciendo que es él”, le envió por mensaje de texto a su círculo más íntimo.

“Si Mauricio me lo pide, voy a aceptar

Así, ayer estuvo en el Senado revisando un paquete de leyes que, promete, quiere impulsar para la segunda mitad de año y habló con su equipo. “Ya saben cómo es esto, nieguen cualquier decisión”, les ordenó. Las presiones y llamados, desde ayer, no dejaron un minuto tranquila a la senadora. La mayoría le aseguraba que Macri había inclinado la balanza en su favor.

A los 50 años recién cumplidos Michetti volvió a la cumbre de la escena política. Acaso haber recuperado la confianza de su amigo y, otra vez, ser una opción clave para el futuro del PRO.