Menu Big Bang! News
Política Arde Jujuy

Milagro Sala no estará sola: piden detener a dos integrantes de la Tupac

Mirta Rosa “Shakira” Guerrero y Patricia “Pato” Jaldin habrían amenazado a trabajadores de la propia organización social. El antecedente violento de las “manos derechas” de Milagro Sala.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La Justicia de Jujuy pidió la detención de dos integrantes de la Tupac Amaru por presunta “violación de domicilio y amenazas en concurso real” contra tres trabajadores de la propia bloquera que la organización social tiene en el Barrio Alto Comedero de la capital provincial. Sin embargo, las imputadas continúan prófugas.

Mirta Rosa “Shakira” Guerrero es una de las dos referentes de la Tupac Amaru prófugas de la Justicia de Jujuy.

Se trata de Mirta Rosa “Shakira” Guerrero, de 35 años, y Patricia Evangelina “Pato” Jaldin, de 40 años, quien a las 11 de la mañana del viernes 12 de febrero habrían ingresado por la fuerza junto a veinte personas, aún sin identificar, a la bloquera para quedarse con materiales destinados a la construcción de viviendas.

“Shakira” y “Pato” son buscadas por amenazar a trabajadores de la propia bloquera de la Tupac Amaru.

“¿Ustedes qué mierda hacen acá?”, habrían sorprendido las mujeres a Miguel Sandro Enríquez, Alejandro Gustavo Santos y César Gustavo Aleman. “¡Esto es de la organización. Se me van de aquí. Esto es de ‘La Flaca’. Se me van a la mierda. Todo esto es de ‘La Flaca’. Los voy a cagar matando. El barrio es de ‘La Flaca’!”. En Jujuy, “La Flaca” es Milagro Sala.

Las mujeres les advertían a los hombres que todo el barrio Alto Comedero pertenece a Milagro Sala.

La líder de la Tupac Amaru fue detenida el 16 de enero por presunta “instigación al delito y tumulto”, pero desde el 29 de enero continúa presa por sospecha de “asociación ilícita, fraude y extorsión” con penas de hasta diez años. “Shakira” y “Pato” son dos mujeres muy cercanas a “La Flaca”.

Tan cercana es la relación entre la líder y sus “manos derechas” que ellas mismas atacaron y robaron en el 2012 al equipo periodístico de Jorge Lanata que intentó retratar cómo era vivir en lo que uno de los auditores generales de la Nación, Alejandro Nieva, consideró ante BigBang, como “un estado paralelo incluso más poderoso que el del ex gobernador Eduardo Fellner”.