Menu Big Bang! News
Política Nueva era

Militantes "independientes" y banderas para recibir al nuevo presidente

Militantes, en familia o solos, más de 10.000 personas se acercaron a la Plaza de Mayo para acompañar a Mauricio Macri en su asunción. Los precios del merchandising PRO.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Paz. Unión. Libertad. Miles de personas se movilizaron hoy entre el Congreso de la Nación y la Casa Rosada para celebrar la asunción del nuevo presidente. Algunos eran militantes, otros independientes, pero todos coincidieron ante la consulta de BigBang: la llegada de Mauricio Macri abre la esperanza a un cambio cultural.

 

Hasta la Plaza de los dos Congreso fue María Rosa Alegre junto a su pequeña hija. “En 2007 y 2011 voté a Cristina (Kirchner) porque creí en ella, pero ahora quiero un cambio”, admitió. La militante de Movimientos Organizados del Sur (MOS) le pidió al presidente electo que transforme el país así como lo hiciera en la ciudad en sus ocho años.

“¡Azo, azo, azo, se viene el Cordobazo!”, cantaban los militantes . La provincia del centro fue muy criticada por el kirchnerismo en las redes sociales por el fortísimo apoyo a Cambiemos

Dos señoras apartidarias, que no se conocían entre sí, se abrazaron cuando el presidente electo saludó a toda la plaza desde el balcón: “Ha sido una maravilla que Mauricio Macri, Ernesto Sanz y Elisa Carrió dejaran a un lado sus intereses personales para de una vez por todas lograr que se cumpliera la voluntad del pueblo”.

 

En cambio, Alejandro, nacido en la Boca hace 63 años, se movilizó junto a la juventud radical: “En 1983 estuve en esta misma plaza por Raúl Alfonsín. Y hoy volví porque deseo que el radicalismo sea el motor de la unificación de todos los argentinos”. Más allá de la renuncia de Ernesto Sanz, la UCR desplegó sus banderas en la histórica plaza.

 

En la misma plaza se encontraba un peronista capaz de recitar las “veinte verdades”: Reynaldo Ramón Chávez, de 60 años, que vivió cientos de plazas: la despedida del General Perón, la Guerra de Malvinas, el regreso de la Democracia y el atentado a la AMIA. “Vine hoy porque tengo la ilusión de que este hombre nos de una democracia participativa en la que el pueblo pueda decidir su futuro”.

“¡Sí, se puede!”, “¡al balcón, al balcón!” y “¡estoy con vos!”, fueron los primeros cánticos del PRO como oficialismo en la Plaza de Mayo que hasta ayer supo llenar la ex presidenta Cristina.

El merchandising PRO

En la asunción de Mauricio Macri como presidente no faltaron las banderas argentinas de siempre, los retratos personales y los gorros. Una bandera argentina de 1,50 x 0,90 metros costaba $ 50. La bandera para el auto, $ 30.

La promesa de Macri sobre “justicia independiente” fue de lo más aplaudido en el Congreso.

La bandera con las caras del presidente y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, $ 50. Y los gorros, ya sea de Argentina, Boca o River, también $ 50.

Tanto en el Congreso como en la Plaza de Mayo, las banderas argentinas superaron a las del PRO.

Lo más barato: las gaseosas a $ 20 y los palitos bombón helado y los super chipas, a $ 10 cada uno.

El auto PRO: estacionado en la Avenida Yrigoyen sobre la Plaza de Mayo.

Según la Policía Federal, Mauricio Macri consiguió atraer más de 10 mil personas a la Plaza de Mayo en su primer acto oficial. Y luego del baile del presidente y el canto de la vicepresidente en el histórico balcón, militantes e independientes comenzaron a desconcentrar la plaza que supo ser del kirchnerismo hasta sólo 24 horas atrás.