Menu Big Bang! News
Política Festejo anticipado

Muy improvisado, Del Sel sólo pensaba en "comer y chupar"

Así se enteraba el candidato de PRO, 48 horas antes de la elección del triple empate, “lo que estaban planeando” sus equipos para gobernar. Mirá el video del optimismo desmedido… y adelantado.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

En medio del triple empate en las elecciones santafecinas para gobernador, se conoció un video en el que el candidato de PRO, Miguel Del Sel agradece y les promete a sus seguidores: “Nos vemos el domingo. Si quieren, y si Dios quiere, en la semana vamos a estar chupando y comiendo gratis. De algún lado va a salir la plata para festejar el triunfo”, dice a la cámara el humorista en el video que fue grabado el viernes.

Del Sel en su faceta de comediante, jugando un paso de comedia con dos bellas damas.

Lo que más llama la atención es que el candidato, que podría llegar a gobernar una provincia tan compleja como Santa Fe -con mucha pobreza y un acuciante caos en la seguridad y avance del narcotráfico- dice en un segmento del video que “ayer me presentaron una carpeta con todo lo que están planeando, con todo lo que podemos hacer en la provincia, así que me llenan de orgullo”, dice el candidato. En el video que claro que Del Sel no tiene un plan sino que otros se lo están haciendo y por lo visto, él tomó contacto con ese material recién el jueves, es decir 72 horas antes de la elección. Indefectiblemente, surge una enorme duda, ¿está Del Sel preparado para asumir semejante compromiso por cuatro años?

En su faceta de político, el candidato a gobernar Santa Fe, con Macri, Reutemann y Anita Martínez.

Parece que al candidato, que ganó las PASO en su provincia, solo le importa juntarse a “comer y chupar tranquilos”. “Empiecen a festejar esta noche”, dice. Cuarenta y ocho horas después, el comicio terminó en un triple empate con el Frente Progresista Cívico y Social y el Frente para la Victoria. Ahora Del Sel y sus amigos, al menos deberán aguardar no menos de 20 días, que es cuando se terminaría de contar voto a voto, para poder juntarse a “comer y chupar tranquilos”.