Menu Big Bang! News
BigBang

BigBang

Política Rodete, discurso e historia de vida

En plena campaña, nace el "Evita style" de Karina Rabolini

Un poco más relajada que lo habitual, Karina Rabolini participó en un acto en el que contó algunos episodios de su vida al llegar con su familia a Buenos Aires desde el pueblo santafesino en donde nació. Las similitudes con las palabras de Evita.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La esposa del gobernador bonaerense Daniel Scioli, Karina Rabolini, sorprendió al brindar una charla que por momentos se tornó hasta motivacional, donde cuenta algunas anécdotas de su vida adolescente. Enaltecida e iluminada, la primera dama bonaerense habló del pequeño pueblo santafecino en que nació, que cuando era joven contaba con sólo 5 mil habitantes. Y expresó cómo fue el cambio que debió hacer al mudarse a Buenos Aires. “Vengo de una familia trabajadora, todo se logró con mucho esfuerzo”, se emocionó.

Karina y su particular estilo.

“Cuando llegamos a Buenos Aires la situación económica era complicada. A los 16 años empecé a trabajar, acompañar y ayudar en lo que podía”, expresó ayer, en un acto organizado organizado por la senadora Beatriz Rojkes de Aperovich en Tucumán, donde participaron alrededor de 2 mil emprendedores provinciales en el teatro Mercedes Sosa. Además, estuvo presente el ex ministro de Salud y candidato a gobernador en esa provincia, Juan Manzur.

El acto con el “Evita Style” de Karina.

Por la suavidad y el cuidado de cada una de las palabras, el discurso de Rabolini recordó a aquellas alocuciones de Eva Duarte de Perón frente a sus “descamisados”, donde por momentos, la emoción se impone por sobre la rigidez y dureza de los clásicos discursos del justicialismo.

“Yo no valgo por lo que soy ni por lo que tengo: los tengo en mi corazón, los tengo el alma. El amor de este pueblo es todo para mí”, son algunas de las palabras que pronunció Evita en su último discurso, en la Plaza de Mayo, con miles de militantes a su alrededor. La entonces primera dama sabía de su enfermedad terminal y ese discurso emotivo fue una manera de despedirse de quienes militaban con ella.