Menu Big Bang! News
Política sueldos e inflación

"No descarto paros ni movilizaciones", adelantó Pablo Micheli

El líder de la CTA ratificó que pedirá entre 30 y 35% de aumento salarial. El Gobierno busca cerrar por debajo de esa cifra. Habrá reuniones en el marco de un “pacto social” con empresarios y trabajadores.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Con el inicio del 2016, en los próximos días comenzarán las primeras negociaciones salariales entre gremialistas, empresarios y el Gobierno. Desde los ministerios de Trabajo y de Hacienda buscan ponerle un techo a las paritarias, para que no superen el 30 por ciento. Por la CTA, Pablo Micheli anticipó que exigirán “arriba de 30 como mínimo”.

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, negociaría con empresarios y gremialistas.

Las negociaciones salariales podrían comenzar este mes. El Gobierno convocará al Pacto Social, con el objetivo de que gremios, Gobierno y empresarios acuerden cómo serán las pautas salariales para 2016. Micheli aseguró a BigBang que observan con “preocupación” el tope que el Ejecutivo pueda ponerle a las negociaciones, y no descartó paros ni movilizaciones.

“Los cálculos más optimistas dan una inflación del 28 por ciento, sin contar lo que produjo la devaluación de diciembre. La CTA no va a aceptar menos de 30 o 35 por ciento”, aseguró el dirigente gremial. Aunque sostuvo que “ojalá no sea necesario llegar a un paro”, señaló que en caso de no observar un panorama que los conforme, “habrá conflictividad”.

El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay advirtió días atrás que “cada sindicato sabrá dónde le aprieta el zapato y hasta qué punto puede arriesgar salarios a cambio de empleos”. En este sentido, desde el Gobierno pretenden que la pauta salarial cierre por debajo del 30 por ciento. Así, aseguran, se evitaría un espiral inflacionario.

Aunque todavía no hay una fecha prevista para el inicio de las negociaciones, algunos gremios ya pidieron adelantar el inicio de las conversaciones a este mes o febrero. El Pacto Social estará encabezado por Prat-Gay junto al jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca.

En este sentido, Micheli sostuvo que las negociaciones que comenzarán en enero serán “el primer intento por llegar a un acuerdo social”, aunque se anticipó: “Vamos a tener muchas diferencias”. El dirigente de la CTA analizó que “todas las señales del gobierno son en favor de los sectores concentrados”.

¿LAS TRES CGT UNIDAS?

Atrás quedarían las viejas diferencias. El titular de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, no descartó que las tres centrales obreras que supieron diferenciarse durante el kirchnerismo puedan unificarse con un “triunvirato”. Aunque señaló que aún no comenzaron las conversaciones, analizó que tanto con Hugo Moyano como con Antonio Caló se entienden “por señas” y saben cuándo “tienen que estar juntos y cuándo no”.

Barrionuevo no descartó que se unifiquen las tres centrales obreras.

Barrionuevo, al frente del gremio de Gastronómicos, señaló a La Nación que no tiene “ninguna expectativa” en el Pacto Social. “Si la inflación es del 50 por ciento, yo voy a pedir el 50 por ciento. Si en ese pacto social tenemos que firmar paritarias por abajo, no”, consideró el gremialista.