Menu Big Bang! News
Política Legisladores PRO

Otra mala para el FpV: le sacan comisiones especiales en la Ciudad

Tras las elecciones, el PRO obtuvo mayoría en la Ciudad por su alianza con ECO y no requiere negociar con bloques opositores a los que antes ofrecía comisiones especiales. Por año, la Legislatura destina más de $13 millones tan sólo en salarios de directores y asistentes. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Durante la campaña presidencial, el presidente Mauricio Macri resaltó la habilidad del PRO para gobernar en la ciudad de Buenos Aires sin tener mayoría en la Legislatura porteña. Su discurso hacía referencia a la capacidad de diálogo de su partido para lograr consensos y acuerdos con otros bloques.

El escenario actual es otro, y tras las elecciones que impusieron a Horacio Rodríguez Larreta al frente de la Ciudad, el PRO logró "mayoría" en la Legislatura debido a su acuerdo con ECO y ya no requiere crear comisiones “especiales” que antes ofrecía a los bloques opositores a cambio de acompañar las leyes.  

En este marco, el macrismo pasó la "podadora" sobre el kirchnerismo y le quitó la mayoría de comisiones especiales que se habían armado especialmente para negociar leyes. La vicepresidenta de la Legislatura, Carmen Polledo, y el jefe del bloque, Francisco Quintana, decidieron quitar la mayoría de ellas, algunas con escaso trabajo. En otros casos, se analiza desmantelarlas durante el 2016.

La Legislatura porteña redujo el número de comisiones especiales. 

 

Larreta cuenta con mayoría en el Legislatura para sancionar sus leyes.

Votos propios

El resultado de los comicios en la Ciudad le otorgaron 15 bancas al PRO, siete lugares a la agrupación ECO (Energía Ciudadana Organizada) que lidera el actual embajador argentino en Estados Unidos, Martín Lousteau, seis lugares al Frente para la Victoria (FPV), uno para Autonomía y Libertad y otro para el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT).

De esta forma, en total, el PRO obtuvo un bloque de 28 diputados, que si bien no le permiten tener quórum propio, lo dejan muy cerca de los 31 votos requeridos para tener mayoría propia. Sin embargo, el apoyo que recibe del bloque ECO lo habilitan a obtener dictamen favorable en los proyectos que sancione la gestión de Larreta. Ante este escenario favorable, se redujeron la necesidad de crear comisiones especiales que antes se utilizaban para negociar votos. A su vez se disminuyeron los gastos de la Legislatura. 

El bloque ECO que conducía Lousteau le otorga mayoría al PRO en la Legislatura.

Actualmente la Legislatura está conformada por 24 comisiones y 2 juntas. A estas se suman las comisiones especiales “Violencia institucional”, encabezada por Pablo Ferreyra, la denominada “Cambio climático”, con Adrián Camps a la cabeza,  “Trata de Personas”, que cuenta con el legislador Gustavo Vera al frente, y “Reforma Política”, liderada por Natalia Fidel. 

Fuentes del PRO explicaron a BigBang que las comisiones se conforman "en base a las necesidades" que plantean los bloques opositores. Sin embargo, la mayoría del PRO le permite hacer oído sordo a esos reclamos o directamente no analizar la posibilidad de crear una nueva.

La Legislatura destina un importante presupuesto para las comisiones. 

Comisiones costosas

Cada comisión está conformada por un director cuyo salario ronda entre los $27 y 32 mil pesos, más un asesor que percibe alrededor de $10.000. Además cada presidente de comisión decide cuántos empleados de planta permanente utilizará para las tareas.

De esta forma, el funcionamiento de las comisiones demanda mensualmente para la Legislatura unos $720 mil tan sólo para el pago de salarios de directores más otros $240 mil correspondientes a los asistentes. A estos montos se debe sumar otros $160 mil para los directores y asistentes de las cuatro comisiones especiales y el salario de los integrantes de las dos Juntas. En total durante 2016, se desembolsara para el pago de salarios más de 13 millones de pesos, sin contar el dinero que perciben los empleados de planta permanente.  

Esta depuración de comisiones representó para el gobierno porteño una reducción considerable de estos gastos, que antes se veían obligados a desembolsar salarios en comisiones que sólo eran creadas para negociar acuerdos legislativos.