Menu Big Bang! News
Política Las contradicciones con Fein

Para el responsable de la autopsia, Nisman pudo ser asesinado

El perito oficial Rubén Godoy nunca descartó el crimen, pese a que en un principio la fiscal dijo que se no hubo intervención de terceras personas.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Un día después de que el fiscal Alberto Nisman apareciera muerto en su departamento de Puerto Madero, la fiscal Viviana Fein declaró que la autopsia descartaba la intervención de terceras personas en el hecho. Con esa frase abonaba la hipótesis del suicidio. 

Mientras tanto, la Junta Médica volvió a reunirse. En una semana podrían estar los resultados definitivos.

Pero trascendió que ese 20 de enero, el decano de la Morgue Judicial y encargado de inspeccionar el cadáver de Nisman, Roberto Godoy, le envió una carta a Fein para aclararle que nunca habló con ella sobre sus conclusiones. Es más: aclaró que no podía descartarse la teoría del homicidio.

Daniel Salcedo y Osvaldo Raffo, los peritos querellantes. Para ellos fue un crimen mafioso.

"En mi carácter de decano del Cuerpo Médico Forense, no he mantenido ninguna conversación, verbal o escrita, con usted, durante el día de ayer, vinculada a la autopsia de referencia y, en consecuencia, tampoco manifesté que por los hallazgos necrópsicos, cabe excluir la eventual participación de terceras personas en el hecho de la muerte", señaló en el escrito que le envió Godoy a Fein, el pasado 20 de enero.

En esa carta, Godoy también dijo que Fein nunca le atendió los llamados. El perito quería aclararle el error que había cometido al decir que no había existido la intervención de terceras personas.

La carta en la que queda al descubierto la contradicción entre Fein y Godoy.

La carta, que reprodujo el diario Clarín, era un elemento del expediente sobre la muerte de Nisman que hasta ahora era desconocido. A 100 días del crimen, ni Fein ni la jueza Fabiana Palmaghini pudieron descartar la teoría del homicidio o confirmar el suicidio. 

Godoy preside el cuerpo de peritos que está reunido para, entre otras cosas, establecer la hora de muerte del fiscal del caso AMIA. La jueza Sandra Arroyo Salgado, ex mujer de Nisman, había impugnado a Godoy por no garantizar "imparcialidad", pero sus argumentos no fueron aceptados.