Menu Big Bang! News
Política ESCÁNDALO

Piña va, piña viene: tensión entre los legisladores bonaerenses del FPV

En medio de la discusión por elegir el reemplazante para Ottavis, Aníbal Regueiro agredió a Andrés Quinteros. De no mediar la intervención de otros diputados, y del personal de seguridad de la Cámara, hubieran seguido golpeándose. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Las diferencias que desde hace un tiempo se vienen dando en el bloque de legisladores bonaerenses del Frente para la Victoria alcanzó su punto cúlmine durante esta tarde, cuando dos diputados llegaron a los golpes.

La designación del reemplazante de Ottavis debió suspenderse.

Mientras buscaban consensuar el reemplazante de José Ottavis al frente del bloque, Aníbal Regueiro y Andrés Quinteros protagonizaron escenas que, según narran testigos, rozaron el pugilato, segun informó La Tecla.

“Vos lo aniquilaste a José y ahora venís con esto de las comisiones”, le habría dicho Regueiro a Quinteros, quien le respondió con un “no me vengas a bardear”.

Aníbal Regueiro llegó a golpear a Quinteros.

Lejos de quedar en eso, la tensión fue in crescendo. “Te voy a cagar a trompadas”, arremetió Regueiro, en tanto Quinteros, lejos de amilanarse, redobló el desafío. “Dale, ahora”, le espetó, amagando ponerse en guardia.

Andrés Quinteros, uno de los legisladores involucrados.

Acto seguido, el intendente de Presidente Perón en uso de licencia lo golpeó y le pegó una patada al diputado San Pedro, que intentó interceder.

La intercesión de Fernando “Chino” Navarro y Marcelo “Patón” Torres evitó que el escándalo alcanzara mayores proporciones, aunque también debió intervenir personal de seguridad de la Cámara.

El “Chino” Navarro intercedió para que la pelea no pasara a mayores.

Lejos de calmarse, el clima continuó caliente, a tal punto que también hubo una fuerte discusión entre el “Chino” Navarro y el camporista César Valicenti, quien adujo que la renuncia de Ottavis a la presidencia del bloque fue empujada por sus propios compañeros de bancada.

Como era previsible, en ese clima fue imposible buscar una presidencia consensuada o una conducción producto del diálogo. Así las cosas, quedaron en volver a encontrarse mañana a las 14.

¿Firmarán la paz o será una nueva batalla?