Menu Big Bang! News
Política Costumbre

Preso de su estrategia para copar la AFA, Tinelli se burla menos de Boca en ShowMatch

Durante años, las “gastadas” entre el conductor y Larry de Clay fueron un clásico. Hubo episodios de todo tipo: cantos de hinchada, jugadores que participaron, perros disfrazados, regalos y hasta un escupitajo. Con la candidatura de Tinelli a la presidencia de AFA todo cambió. Anoche, el Cuervo se refirió al partido… pero se cuidó mucho.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El clásico entre San Lorenzo y Boca terminó con el Cuervo derrotando al Xeneize 1 a 0, con un gol sobre la hora. Y tan clásico como ese partido es el recibimiento que Marcelo Tinelli le brinda a uno de sus “viejos” compañeros de ShowMatch: Raúl Biaggioni, más conocido como Larry de Clay, fanático hincha de Boca y depositario de todas las cargadas en el universo futbolero televisado de Marcelo.

El conductor y el humoristas se cargan mutuamente por fútbol. Ahora Tinelli no lo hace más. 

Pero algo cambió en esta oportunidad. El gol de Matos modificó la tabla de posiciones del campeonato y el resultado del partido. En esta oportunidad, la bienvenida a Showmatch fue distinta a otras. El conductor no fue tan hiriente con el humorista. Atrás quedaron las murgas, los perros disfrazados de centrodelantero de Boca o -en su versión más violenta y censurable- los escupitajos en la cara. Y hay un motivo: Tinelli se quiere sentar en el sillón de la AFA.

En 2005, Tinelli escupió al aire a Larry de Clay, pero no hay registros en Youtube de aquel episodio. 

Como cada vez que San Lorenzo le gana Boca, Tinelli arrancó el programa con dedicación a Larry. Esta vez lo hizo distinto: se hizo el desentendido (aunque aludiendo a la “paternidad” todo el tiempo).

Así, contó que vio series varias, que recopiló material de archivo de Showmatch, que ayudó a su hija Juana con la tarea. Sin estridencias. La siguiente cargada se dio recién a la media hora de programa, cuando -en medio de un PNT de una hamburguesería- dijo que compartiría su hamburguesa con “sus 6 hijos”.

Por último, algunas referencias superficiales y un presunto regalo de Néstor Ortigoza para Larry, una mesa con los colores azulgrana. Nada es lo que era, y los objetivos políticos de Marcelo parecen haberle ganados a las cargadas.

Esta vez, la nota partidaria la dio su hijo, Francisco, que tiene 17 años y ninguna intención política por el momento. En su Twitter, “Francisquito” se despachó con todo contra los hinchas de Boca, motivando incluso las quejas formales de dirigentes del club de la Ribera.

Marcelo London, dirigente xeneize, lo acusó de fomentar la violencia.

Su padre, en cambio, en esta oportunidad estuvo “suave”. Cuidó el tenor de las cargadas. Se refirió a la paternidad del Ciclón sobre Boca, una situación inevitable a pesar de las matemáticas ridículas ensayadas antes del partido, cuando se quisieron sumar al historial los partidos del amateurismo. Pero ni así. San Lorenzo le lleva 11 partidos de distancia a Boca; con el índice nuevo, le saca 3 partidos de ventaja.

El año pasado, el azulgrana le ganó 2 a 0 a Boca con goles de Gonzalo Verón y Martín Cauteruccio. Esa noche Tinelli abrió el programa con la canción “Matador” pero en versión sanlorencista.

Además, le regaló a Larry 10 estampitas de santos por cada partido que le lleva San Lorenzo a Boca en el historial, una galera y un bastón para que sigan bailando bajo la lluvia, un portarretratos con la foto del plantel para que no los extrañen ahora que están de viaje y un espejo retrovisor para el central de Boca, algunos de los regalos que le hizo el conductor. "Para mí tener 6 hijos es muy lindo, ellos saben que papá va a estar siempre a su lado para apoyarlos", afirmó Marcelo hablando sobre la paternidad de San Lorenzo en el historial.

En 2010, la escena fue similar: una caja con el escudo de San Lorenzo y regalos. Aquella tarde el equipo de Boedo derrotó a Boca 2 a 1 con un gol del uruguayo Sebastián Balsas, que se fue sin pena ni gloria del club. Tinelli y Larry jugaron su pequeño partido, y el conductor hasta le entregó una camiseta del trunco goleador de aquella tarde. También una guadaña “para arreglar el fondo”, en referencia a la defensa, una película “101 Dálmatas, para manejar tantos perros”, y agujas de tejer, “para que haga un punto al menos”.

Pero la novela entre estos dos protagonistas no se agota en la paternidad de San Lorenzo. Tinelli cargó durante años y años a Larry con Boca. Aun cuando el rival fuera -por caso- Independiente. En 2002 ya tenían sus cruces. O una eliminación en copa internacional frente a Fluminense. Cualquier episodio era bueno para alimentar la pica. 

Pero no todo es lo que parece. Larry también tuvo lo suyo, aunque claro que avalado por el propio conductor del programa. Y el minuto a minuto. Cada victoria de Boca sobre el Cuervo era esperada por los hinchas xeneizes, quienes veían en el humorista a un verdadero vengador por tantas cargadas recibidas.

Un hito fue el 7 a 1 que el hijo le propinó al padre hace 9 años. Aquella vez, Tinelli le dedicó el programa entero a Boca y al resultado. Esto provocó la ira de los hinchas cuervos, muchos de los cuales se movilizaron hasta la puerta de Ideas del Sur para protestar por la decisión televisiva de humillar a su propio club. 


Lejos estaban en aquellos años las aspiraciones dirigenciales de Tinelli. Cargadas van, cargadas vienen, verdadero cultor de ese rasgo tan argentino llamado “folklore del fútbol”. Hoy, el escenario es otro. Y ese nuevo panorama ubica al conductor como vicepresidente 3° de AFA y candidato a presidente. Las cargadas ya no fluyen.