Menu Big Bang! News
Política Provincia

Presupuesto bonaerense: el gobierno de Vidal, cerca de un acuerdo con el FPV

El endeudamiento se cerraría en $ 60.000 millones y desde el PRO esperan obtener el apoyo del sector “más racional” del bloque kirchnerista que está lejos de La Cámpora y cerca de los intendentes que requieren dinero para afrontar los gastos de sus municipios.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

A pesar de que no cuenta con todas las garantías y que su corta experiencia al frente de la Provincia le enseñó que el camino estará plagado de obstáculos, la gobernadora María Eugenia Vidal está decidida a aprobar el Presupuesto 2016 del distrito bonaerense. Para ello aguarda un acompañamiento de los integrantes más “racionales” del bloque del Frente Para la Victoria, presionados por los intendentes locales y que, a su vez, no ven en La Cámpora una verdadera representación del peronismo.

Con decisión, Vidal buscará aprobar el presupuesto 2016 en las sesiones del jueves. 

Las negociaciones entre el ministro de Gobierno, Federico Salvai y el bloque del FPV están cerca de arribar a buen puerto, a pesar de que aún restan por definir detalles en cuanto al número final de endeudamiento. Sin embargo, la distancia entre las partes es visiblemente menor y el acuerdo podría concluir en una cifra cercana a los $60.000 millones.

Salvai encabezó las negociaciones con el bloque K. 

“Decisión y muestra de carácter”. Así describieron desde el macrismo a BigBang la decisión de la Gobernadora de llamar a sesiones extraordinarias para mañana en la Legislatura bonaerense con el fin de aprobar el Presupuesto 2016.

El martes, Salvai recibió de parte de José Ottavis, jefe de bloque K, una carpeta con la propuesta de los legisladores de su espacio, que en conjunto con los intendentes kirchneristas, diagramaron una propuesta concreta. La misma establece un endeudamiento de $ 50.000 millones más $ 10.000 millones que serán destinados a las localidades de la Provincia para llevar adelante obras y afrontar los gastos corrientes de la gestión.

Ottavis negocia con Salvai el número final de endeudamiento. El acuerdo está cerca. 

En un principio, el macrismo requería $ 90.000 millones, cifra lejana a los escasos $ 30.000 millones que el kirchnerismo estaba dispuesto a aceptar. A lo largo de la jornada de hoy, el número podría cerrarse en $ 60.000 y poner fin a una extensa negociación. Al menos, en el PRO, esperan garantizarse el voto de una parte importante del bloque K que le garantice la aprobación del Presupuesto. Los negociadores de Vidal saben que cuentan con una herramienta que podría inclinar la balanza a su favor: la presión que tienen los legisladores K de parte de los intendentes.

La posición del bloque kirchnerista no es tan cómoda y su margen de negociación es acotado. Los propios intendentes, alrededor de 45, les reclamaron coherencia a los legisladores en la reunión del martes, ya que de no tratar el Presupuesto no hay dinero para conducir los municipios.

En diálogo con BigBang, el diputado provincial por el PRO, Orlando Yans, aseguró que el Frente Para la Victoria “no tiene demasiada salida” y esperan que el sector “más racional” del kirchnerismo apoye la medida. “Hay chances de aprobar el presupuesto ya que están obligados a apoyar el proyecto porque tienen muchas presiones”, explicó.

Yans confía en aprobar el Presupuesto 2016 y darle gobernabilidad a Vidal.

Sin embargo, el diputado advirtió que existe un “pequeño grupo” que se opone a la medida. “Discuten todo pero tienen en sus manos la necesidad de los intendentes. Confío en los diputados racionales que entienden que la política es una negociación y no una guerra”, sostuvo.

En el entorno de Vidal creen que la discusión por el Presupuesto abrió una grieta en el bloque K que difícilmente se cierre. “No les vemos mucho futuro, hay mucho malestar entre ellos”, deslizaron a este sitio. Ottavis fue duramente cuestionado por otros legisladores de su espacio que no estaban de acuerdo con la decisión de no sesionar.

Algunos legisladores kirchneristas se quedaron sin representación tras la derrota del sciolismo en las elecciones y están lejos de identificarse con La Cámpora. En el PRO estiman que al menos un “40% del bloque no tiene representación”, y que la situación podría jugar a su favor en un futuro.

Los intendentes K presionaron y destrabaron buena parte de las negociaciones. 

Los intendentes que respondían a la gestión de Cristina Kirchner cuentan con poco poderío dentro del bloque K aunque si gran influencia territorial y buscan captar el apoyo de aquellos legisladores que hoy están lejos de Ottavis. 

Deuda Banco Provincia 

Por otra parte, el equipo de Vidal sacará de la órbita del presupuesto los $ 29.000 millones de deuda que corresponden al Banco Provincia, entidad que desde el entorno de la Gobernadora creen se utilizó para financiar gastos de campaña de Daniel Scioli y no para afrontar el pago de salarios e inversiones. Enviarán una ley para tratar el saneamiento del Banco y reformular su organigrama para redefinir la estructura de créditos Pymes y analizar la deuda de la caja de jubilaciones, entre otras cuestiones.

La sesión extraordinaria del jueves será clave para la gobernabilidad de Vidal. 

El debate del jueves incluirá, además, la Ley Fiscal. Se prevé subas en el Inmobiliario Urbano de hasta 30%, según las escalas de valuación. En lo demás tributos (Ingresos Brutos, ellos y Patentes) sólo se contempla variaciones por inflación. No está incorporada en la discusión la posibilidad de una emergencia en Infraestructura, que llevaría el gasto asignado en 2015 ($ 4.500 millones) a más del triple ($ 17.500 millones).