Menu Big Bang! News
Política conflicto con los holdouts

Qué dicen las leyes que los buitres le exigen derogar a la Argentina

Son las normas “Cerrojo” y de “Pago Soberano”. La reforma se impulsaría en marzo y -según el Gobierno- es una de las medidas clave para acordar con los bonistas.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Con el objetivo de apurar las negociaciones con los fondos buitre, el Gobierno busca derogar las leyes “Cerrojo” y de “Pago Soberano”. Se trata de uno de los pasos que exigió el juez Thomas Griesa para destrabar el nuevo canje con los bonistas.

La decisión fue anunciada por el presidente del bloque Cambiemos en la Cámara de Diputados. Nicolás Massot confirmó que el objetivo es anular las normas en marzo, poco después de que se inicien las sesiones ordinarias en el Congreso. Según el legislador, “es esperable que en el corto plazo debamos tratar las reformas necesarias para cerrar el canje con los bonistas”.

El jefe del bloque Cambiemos en Diputados dio pistas acerca de la derogación de ambas leyes.

En este sentido, Massot aclaró que “es importante la predisposición del juez y del mediador. Y ahora nos toca a nosotros hacer una movida”. Ante los micrófonos de Rock & Pop aseguró que “el ministro de Economía nos ha hecho el mismo pedido para continuar esto”.

la ley cerrojo

Se trata de dos leyes clave, sancionadas ambas durante la era kirchnerista. La Ley Cerrojo fue promulgada en 2005, en los tiempos en que Roberto Lavagna era ministro de Hacienda. En ese entonces, buscaba reestructurar deuda en default por casi 100 mil millones de dólares. La norma era un mensaje claro hacia los bonistas: “Si no entrás ahora, no entrás más”.

Un artículo central señalaba que el Poder Ejecutivo no podrá reabrir el proceso de canje. Eso ocurrió con el primer canje de la deuda. Luego, el gobierno había impulsado otra ley para suspenderla entre diciembre de 2009 y diciembre de 2010, mientras duraba el segundo canje. En ese lapso, entraron al canje bonos por 18 millones de dólares, el 92% de la deuda. El 8% restante es el que continúa en disputa.

el pago soberano

En cambio, la Ley de Pago Soberano es mucho más reciente. Fue aprobada por una amplia mayoría K en 2014 y promulgada apenas unas horas después de su sanción en el Congreso. Buscaba eludir el fallo del juez Griesa, que había bloqueado todo pago a bonistas reestructurados hasta que la Argentina no alcanzara un acuerdo con los fondos buitre que no ingresaron al canje.

La norma establece que la sede de pago sea Buenos Aires o Francia, en lugar de la ciudad de Nueva York, en los Estados Unidos. Esa ley abrió paso a la creación de Nación Fideicomisos, donde se depositarían los 200 millones correspondientes al canje posterior de la deuda, el 30 de diciembre de 2014.

Fin a las leyes Cerrojo y de Pago Soberano, las condiciones para alcanzar el acuerdo con los buitres.

Pero además, uno de sus artículos era fundamental para la historia argentina reciente, ya que la norma creaba una Comisión Bicameral que se encargaría de investigar el origen de la deuda externa desde la última dictadura hasta las reestructuraciones de 2005 y 2010.