Menu Big Bang! News
Política Un médico ultraconservador

Quién es el asesor de Macri que está en contra de la masturbación y la homosexualidad

Abel Albino dirige una ONG dedicada a combatir la desnutrición. En un libro promueve el sexo sólo dentro del matrimonio, condena que los jóvenes concurran a los boliches y se pronuncia en contra del uso de pastillas anticonceptivas.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El médico mendocino Abel Albino, presidente de la Fundación CONIN, es el candidato del candidato Mauricio Macri para llevar adelante un programa nacional contra la desnutrición, según un anunció que realizó el postulante de Cambiemos la semana pasada luego de un encuentro en la casa de Elisa Carrió.

Albino escribió un libro publicado en 2010, que lleva el título Gobernar es poblar, criterios antropológicos y éticos para una correcta educación sexual, ¿paternidad responsable o fornicación asistida? Esos enunciados ya dan una idea del alcance de su obra y de sus polémica propuestas.

Pero un recorrido por sus páginas se puede advertir que el asesor del candidato de Cambiemos se pronuncia en contra de la homosexualidad, de las relaciones sexuales fuera del matrimonio, del uso de preservativos y de las pastillas anticonceptivas, del sexo oral o anal y, por supuesto, del aborto.

Macri con Albino en la casa de Carrió.

Entre las rarezas, que pueden leerse en el librito que afortunadamente no supera las 200 páginas, se pueden encontrar algunas como las que siguen:

“Nuestro proyecto promueve, a nivel social y legal, el matrimonio monogámico, exogámico, heterosexual, estable (preferentemente indisoluble), público e inscripto, como marco más apropiado para el acto sexual; porque en nuestra experiencia, la familia monogámica y heterosexual, y fundada sobre el matrimonio indisoluble, es decir, aquel que se compromete a un amor incondicional hasta que la muerte los separe, sigue siendo el ámbito más adecuado para ser concebido, nacer, crecer, vivir, dar fruto, envejecer, testamentar, morir y ser recordado.”

“Pero volvamos al himen. Esta membrana es un sello físico que contribuye a que la mujer se inicie con mayor racionalidad en la vida sexual. Todos los sellos, no sólo los sexuales, tienen como misión ayudar a reflexionar sobre la acción que se llevará cabo. (...) El sello virginal invita a la muchacha a pensar seriamente cuáles son las condiciones morales del hombre con quien establecerá la primera de las cópula sexuales de su vida,y, más concretamente si dicho hombre le ofrece (o no) un marco estable en el cual asumir conjuntamente la venida de un niño al mundo.”

“Por ejemplo, no es una excepción escuchar a profesionales o cientificos (por televisión) recomendar la masturbación a los jóvenes, lo que conduce a fomentar en ellos la falta de dominio de la sexualidad, y la consiguiente incapacidad para respetar y acomodar sus tiempos a los tiempos sexuales del otro cónyuge.”

Tampoco es extraño escuchar que se sugiera de modo sistemática y masivo el uso de profilácticos, lo que supone que el varón, tras eyacular en el profiláctico, deba interrumpir abruptamente la cópula abandonando hormonalmente a la mujer en ese momento clave en el que, por naturaleza, ella necesita de su compañía física y afectiva para lograr el orgasmo.”

“Y con respecto a las campañas de repartijas de píldoras, en las cuales para justificar falsamente que no gozan de ningún efecto abortivo, se las presenta como absolutamente anovulatorias, hay que advertir que, esa información, es doblemente falsa. Primero porque las píldoras totalmente anovulatorias, en la práctica no existen; y segundo, porque si realmente dichas píldoras fuesen anovulatorias, le estarían anulando a la mujer que las ingiriese el deseo del acto sexual...”

Fomentan, además, la falta de dominio de los jóvenes, pues los incapacitan para gozar virtuosa y amablemente de la propia sexualidad”

Y también hace falta acabar con la insensata cultura de los boliches y demás locales de bailes nocturnos, los cuales, con independencia de la legitimidad de bailar y divertirse, para nuestros jóvenes son focos de droga y alcohol, sexo precoz y música a niveles lesivos del sistema nervioso, violencia física y falta de descanso; es decir, antros desgraciados que, tras lesionar el sistema nervioso con traumas acústicos...derivados de la música violenta, y dañar la mielina del sistema neurológico con las consabidas borracheras (o fumatas) semanales, fomentan, además, la falta de dominio de los jóvenes, pues los incapacitan para gozar virtuosa y amablemente de la propia sexualidad.”