Menu Big Bang! News
Política Directora de Programas Culturales

Randazzo firmó la designación de Andrea Rabolini, cuñada de Scioli

El ministro del Interior y Transporte fue uno de los que debió firmar, junto con el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, la designación de la hermana de la Karina Rabolini, esposa del gobernador bonaerense y candidato a presidente, enfrentado con Randazzo.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Luego de que la Presidente se inclinara por Daniel Scioli, como el candidato del Frente para la Victoria para competir en las elecciones de octubre y sucederla en el cargo, el otro aspirante a esa competencia, el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo,  se corrió del mapa político. Recién esta semana reapareció, al participar de un acto de la mandataria.

Pero el dato curioso de la semana de Randazzo es que el funcionario debió firmar ayer el decreto que avala la designación de Andrea Rabolini, la cuñada de Scioli que fue nombrada como directora de Programas Culturales de la Nación, un cargo que depende del Poder Ejecutivo.

Andrea es la mayor de los hermanos Rabolini, dos años más grande que Karina. Durante años se desempeñó como asesora del entonces secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, quien desde hace meses ocupa el cargo de secretario de Inteligencia. Allí, Andrea fue jefa de la Unidad de Planificación y Desarrollo de la Dirección General de Programas y Acción de gobierno.

Antes, la hermana de Rabolini trabajó como periodista de los diarios Clarín y La Razón,  Al poderoso multimedio ingresó a comienzos de los 90, comoa becaria de la Iniversidad Católica, donde estudió periodismo. Allí fue editora de la sección Sociedad, del Suplemento Mujer y escribió sobre tendencias y género. Sus ex compañeros cuentan que “rompía coeazones”.

El decreto firmado por Randazzo y Aníbal Fernández fue aprobado ayer. El cargo se encontraba vacante, y según el Boletín Oficial, las tareas para las que fue designada son de “carácter transitorio”, por 180 días. En el cargo, la cuñada de Scioli trabajaba desde noviembre pasado.