Menu Big Bang! News
Política Mario De Marco Naón

Rechazan prescripción por enriquecimiento a menemista que se quiso casar en Alaska

A fines de los noventa, su nombre se hizo famoso. No por su función al frente del Instituto Nacional del Agua, si no porque se quería casar en Alaska, en una boda de 4 días que incluía un asado en las heladas tierras estadounidenses. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La Cámara Federal de Casación Penal rechazó declarar “prescripta” una causa en la que el ex presidente del Instituto Nacional del Agua y el Ambiente durante el menemismo, Mario De Marco Naón, es investigado por el presunto delito de “enriquecimiento ilícito”. El funcionario cobró notoriedad pública a finales de los '90, cuando trascendió que su fiesta de casamiento se realizaría en Alaska y duraría cuatro días, e incluía un asado criollo en pleno territorio helado estadounidense. 

La Justicia rechazó la prescripción de la causa por enriquecimiento ilícito. 

Luego de ello se disparó una investigación periodística que exhibió que De Marco Naón había incrementado su modesta forma de vivir hasta moverse en un lujoso automóvil importado, mientras preparaba su mudanza a una vivienda de altísimo valor inmobiliario, difícil de justificar con sus ingresos. El ex funcionario dependía de la Secretaría de Recursos Naturales y Desarrollo Sustentable, a cargo por entonces de María Julia Alsogaray.

De Marco Naón planteó la prescripción de la causa por el tiempo transcurrido, que violaría –según entendió- el plazo “razonable” para definir una causa judicial. La Sala Cuarta de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por los jueces Mariano Borinsky, Juan Carlos Gemignani y Gustavo Hornos, ratificó la decisión del Tribunal Oral en lo Criminal Federal número dos de La Plata, rechazó la “insubsistencia de la acción penal”.

De Marco Naón en 1999, cuando renunció al INA. 

El tribunal entendió que los plazos procesales larguísimos no se estiraron por responsabilidad del accionar judicial sino por la complejidad de la causa, la cantidad de prueba a producir y el elevado número de testigos.