Menu Big Bang! News
Política Hombre clave

Sal Lari, el polémico ex juez garantista que busca sacar a Lázaro Báez de la cárcel

El abogado del empresario había sido acusado de liberar delincuentes que volvieron a robar o matar.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Apenas 20 días después de que el abogado Daniel Rubinovich asumiera la defensa de Lázaro Báez, y mientras el empresario K declara ante el juez federal Sebastián Casanello, el hombre clave en la causa por la ruta del dinero volvió a cambiar de letrado. Un polémico ex juez se hizo cargo de su defensa. Se trata de Rafael Sal Lari, cuestionado por las madres del dolor por liberar delincuentes.

Menos de 24 horas después de ser detenido en el aeropuerto de San Fernando, la defensa de Báez volvió a sufrir una modificación. Ahora, el ex juez de Garantías de San Isidro será el defensor del empresario K investigado por lavado de dinero. Se trata de un ex magistrado muy cuestionado por familiares de víctimas de inseguridad, ya que liberó a varios detenidos que luego volvieron a cometer delitos.

Rafael Sal Lari asumió al defensa del empresario K Lázaro Báez.

Uno de los más recordados es el caso Regis, donde ordenó la liberación de un detenido por portación de armas y, tras obtener la libertad, en 2008, cometió un asalto cuatro meses después, en el que mató al ingeniero Carlos Regis. En 2012, Sal Lari fue sometido a un jury de enjuiciamiento por mal desempeño, pero luego de 16 meses, regresó a su cargo.

Incluso, durante una entrevista con el diario Perfil años atrás aseguró que la responsabilidad cuando un ex convicto o detenido excarcelado comete un delito no es del magistrado, sino de “la persona que lleva adelante el hecho”. Incluso, mantuvo un duro enfrentamiento con Viviam Perrone, una de las Madres del Dolor, a quien en su momento acusó de tener “pretensiones políticas” en sus reclamos de justicia por la muerte de su hijo.

Sal Lari fue acusado de "garantista" por muchos de sus colegas. Enfrentó un jury de enjuiciamiento.

Acusado de garantista por muchos de sus colegas, cree que no siempre las mayores penas son las más adecuadas, y en sus tiempos de magistrado, y calificaba que la solución para la inseguridad “no es la aplicación de penas más duras”. Y también estuvo involucrado en la liberación de dos sospechosos de formar parte de la banda del Banco Río. La falta de antecedentes y las presuntas irregularidades de aquel entonces, abrieron las puertas para que Sal Lari definiera la liberación.

Sólo en 2009, Sal Lari recibió diez acusaciones para pedir el jury de enjuiciamiento. Antes, había sido denunciado no sólo por asociaciones de familiares de las víctimas de inseguridad, sino que además lo había acusado Gustavo Posse, el intendente de San Isidro. La mayoría de las denuncias eran en el mismo sentido: la soltura con la que liberaba delincuentes.

Los familiares de las víctimas hicieron varios reclamos contra Sal Lari. 

Ahora, tras asumir la defensa del empresario K acusado de lavado de dinero, Sal Lari suma un nuevo hito a su polémica carrera en el mundo del Derecho.